Full text: Viñas Mey, Carmelo: ¬El pensamiento filosofico aleman y los origenes de la sociologia

158 
Carmelo Vinas y Mey 
prema ley del espiritu. Bajo esa misma ley natural se cumpliran, mien¬ 
tras el pueblo viva, todas las manifestaciones ulteriores de la vida divina 
que han de producirse y tomar forma en su seno. A mâs de esto, gracias 
a la realidad de su existencia esa ley será aplicada de la manera más 
acabada y precisa, y su influencia se convertirâ en elemento propio de 
tal orden de cosas. 
Sobre estas bases, y con su habitual ininteligibilidad de Fichte, for¬ 
mula su definición del pueblo en el sentido mâs elevado desde el pun¬ 
to de vista suprasensible, «es aquel conjunto de hombres que viven en 
sociedad y se forman unos a otros espiritual y naturalmente, obedecien¬ 
do a una ley de desarrollo especial y cierta de la divinidad». La función 
de unidad de esta ley natural es que tanto en el orden eterno como en 
el temporal concierta a las multitudes en un todo compacto y moral. 
El espiritu de la Divinidad se transfiere y deposita en el espiritu 
carâcter del pueblo como principio general y formativo de su vida y de 
toda creación individual. La ley divina es la ley de su desenvolvimiento. 
y ese desenvolvimiento es la historia. El pueblo resulta asi portador de 
la Divinidad. Comte adoptarâ y adaptarâ esta doctrina a su concepción 
psico-antropológica de la humanidad, que por este conducto, unido al 
de finalidad y dedicación del individuo a la especie, acabarâ siendo tam¬ 
bién portadora de su propia religión y de su propio culto, sujeto y ob- 
jeto a la vez de ambos. 
En sus doctrinas de historia evolutiva, expuestas en Los caracteres 
de la Edad Contemporánea, Fichte se mueve expeditivamente dentro de 
los canones y por los carriles del idealismo, pero al pensar en torno a 
los conceptos de humanidad y pueblo, le influyen muy principalmente 
los supuestos del romanticismo. Fichte es un caracteristico representan¬ 
te de la influencia reciproca entre las escuelas idealistas y el romanticis¬ 
mo que caracteriza a la filosofia y en general al pensamiento aleman 
del ochocientos. 
El mirar el romanticismo primordialmente bajo el ángulo literario 
y estético ha contribuido a formar una visión fragmentada y parcial de 
este movimiento de ideas, y a que se olviden o no se valoren suficien 
temente aspectos esenciales del mismo, que es por naturaleza un com¬ 
plejo cultural, una concepción del mundo (31). Valores genuinamente 
romanticos son el sentido de eternidad, la interrelación entre el yoy 
el otro, entre yo y el mundo y las nociones de totalidad (aplicadas a 
las ideas de humanidad, pueblo, nación, Estado). Con materiales ro¬ 
mánticos, Schelling, Fichte, Hegel, Novalis, Müller, etc., elaboran sus 
doctrinas presociológicas. Como dice Otmar Spann, desde el momento 
en que el romanticismo, no obstante su exacerbado subjetivismo, con¬ 
(31) Véase MEINECKE: Weltburgentum und Nationaltaat, Munich, 1921; 
BAXA: Einhiehrung in die romantische Staatswissenschaft, Jena, 1925; PE- 
TERSEN: Die Wessensbestimmung der deutschen Romantik, Leipzig, 1926; 
R. HAYM: Die romantische Schule, Berlin, 1937. 
Max-Planck-Institut für 
Real Aca 
prales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer