Full text: Viñas Mey, Carmelo: ¬El pensamiento filosofico aleman y los origenes de la sociologia

El pensamiento filosófico aleman y los origenes de la Sociologia 
147 
la eterna producción del Verbo por lo Absoluto. La ve en la medida en 
que el Verbo se refleja en las conciencias y en que la aspiración libre 
de la conciencia hacia la vida espiritual se pone como deber moral (21). 
Y asi se da el caso de que la noción de la perfectividad progresiva, 
la concepción del Progreso, que tiene su centro y raiz en la «Aufkla 
rung» del siglo XVIII, se alimenta de todas las fuentes intelectuales 
de esta corriente ideológica y se configura à base de los elementos pri¬ 
mordiales de ella, en Fichte, aparte de ser una noción esencialmente 
espiritual, como en toda la idealistica, estâ vaciada en la vieja y siempre 
renovada corriente cristiana del Paraiso perdido, envuelta en la vagorosa 
sentimentalidad romántica. 
Esta noción del progreso, de la meta y el modelo inmanentes, en di¬ 
versos pasajes de Fichte adquiere una mayor concreción y se convierte 
en la idea de una sociedad universal a través de los canales de su socio 
logismo, sustentado en las nociones básicas de comunidad y humanidad, 
de que después nos ocuparemos con la debida amplitud. 
El fin, el objetivo supremo de la sociedad, es Ilegar a una entera 
unidad de todos sus miembros posibles, a la comunidad universal. Asi, 
su anhelo de totalidad desemboca en la utopia de la sociedad universal. 
El tema de la comunidad universal como faro y objetivo supremo a que 
la humanidad se encamina afortunada e inevitablemente era un «leit 
motiv» del pensamiento intelectual en los tiempos de Fichte. La 
idea de la «noosfera», para usar el expresivo término del P. Teilhard 
en su valioso estudio, estaba presente como aspiración o como esperanza 
en el espiritu colectivo. Era un juicio colectivo de valor, legado del opti¬ 
mismo del siglo XVIII, al que más tarde la revolución francesa daria 
nuevo impulso y un ambiente propicio. 
La comunidad universal de Fichte es muy distinta, sin embargo, de 
otras congéneres. Es más que un producto de voluntades o una realidad 
natural. Es una entidad espiritual viviente, «un mundo de almas» mas 
allá del tiempo y de la geografia, una concepción moral, espiritual y es¬ 
tética que se ha comparado a la ciudad de Jûpiter de los estoicos (22). 
Las dos bistorias 
De este enfoque «sistemático», de la construcción aprioristica del 
total esquema histórico de la marcha de la humanidad, surgen los dos 
tipos de historia que Fichte distingue, estableciendo la linea divisoria 
entre ambos y su ámbito respectivo: la historia a priori, que fué la par¬ 
tida de nacimiento de la sociologia clásica, y la historia a posteriori. 
Esta ultima—dice—es la esfera propia del historiador; aquélla, del fi¬ 
lósofo, lo que hoy diriamos el sociólogo. 
De las dos partes, intimamente unidas, de la historia-dice-, una, 
Véase BREHIER, ob. cit., t. II, pp. 77 y 596. 
(21) 
(22) ESPINAS, ob. cit., p. 61. 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische 
chtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer