Full text: Viñas Mey, Carmelo: ¬El pensamiento filosofico aleman y los origenes de la sociologia

El pensamiento filosófico aleman y los origenes de la Sociologia 
137 
ritual se desenvuelve partiendo de la unidad primordial en procesos de 
división y reunión, de autolimitación y nuevo avance, en devenir sensible 
y devenir espiritual. El filósofo es, en definitiva, el «historiógrafo de la 
conciencia, que, partiendo del principio originario del espiritu, hace sur¬ 
gir la conciencia individual del yo por las condiciones aprioristicas. La 
doctrina de la ciencia proporciona, pues, «la historia pragmatica del es¬ 
piritu humano» 
Pues bien, la construcción filosófico-histórica, sociológica, de Fichte 
se desenvuelve siguiendo las lineas de un evidente paralelismo, o más 
bien extensión y desdoble de los presupuestos, los criterios y la estruc 
tura general de su construcción metafisico-filosófica. Es la versión a la 
consideración de la humanidad del sistema de su filosofia. Es el mismo¬ 
partir como centro y punto de arranque original y originario de toda 
intuición intelectual, de la actividad viviente del yo, de la yoidad, pero 
de la yoidad de la humanidad; el poner como centro, como dato pri¬ 
mero y originador, la acción de su yoidad: asi la conciencia de la acti¬ 
vidad del yo de la humanidad conduce derechamente a la intuición del 
curso total de su devenir, de su despliegue; conduce a la sociologia di¬ 
námica por los derroteros y procesos de apriorismo, al concepto de las 
épocas o etapas de aquel despliegue, y del correspondiente plan del 
universo, que es devenir y dinamismo, es la autocreación y autogé¬ 
nesis del espiritu que es la libertad, en cuyo despliegue y en cuya 
autocreación se realiza, por otra parte, el principio, comùn a estas filo¬ 
sofias idealisticas, del monismo idealista y después sociológico. La natu¬ 
raleza, en efecto—dice este gran discipulo de Kant—, «estâ formada por 
leyes de mi propio pensamiento y debe armonizar con él. Expresa rela- 
ción y enlace con el yo. La naturaleza es objeto del yo porque es la con¬ 
dición puesta por la libertad para su propio ejercicio y su progreso». 
La identidad entre sujeto y objeto, del pensamiento y del ser, de 
ideal y real, significa la actividad que se refiere a si misma, la autoac¬ 
tividad, o sea la libertad (no hay que olvidar que para Fichte la libertad 
es «invención», (5) que aparece en la conciencia de la especie como acto 
real y verdadero, como producto que brota de la vida de la especie. La 
persona y el mundo—sea el mundo externo, sensible, sea un mundo de 
seres espirituales racionales—son estrictamente correlativos; si uno se 
forma partiendo del «yo ideal», deberâ el otro ser puesto simultánea¬ 
mente (6). 
La traducción de estos principios a términos sociológicos, al ambito 
de la humanidad, nos pone en presencia del principio de extraversión 
del espiritu subjetivo de la humanidad en su desenvolvimiento, a que 
antes aludiamos, en virtud de lo cual los fenómenos y manifestaciones 
todas de la vida histórica de aquélla son contenidos espirituales, son 
(5) 
BREHIER, ob. cit., p. 577. 
(6) HEIMSOETH, ob. cit. 
Max-Planck-Institut für 
prales y Politicas 
RealAcademie 
päisch 
chtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer