Full text: Viñas Mey, Carmelo: ¬El pensamiento filosofico aleman y los origenes de la sociologia

Carmelo Vinas y Mey 
Basta observar que la historicidad informa las cinco grandes corrien¬ 
tes intelectuales de la época: la escuela histórica, el idealismo germánico, 
el romanticismo, el tradicionalismo y el positivismo comtiano—produc 
to éste de las cuatro antedichas corrientes—; va ganando a las diversas 
ciencias del espiritu en el momento en que se constituian una tras otra, 
como ciencias autónomas, y se produce un fenómeno paralelo de histo¬ 
rificación en el ámbito de las ciencias de la naturaleza. La historicidad 
tiende asi a instalarse en forma copernicana en el sistema de las con 
cepciones del mundo y del hombre. De aqui habia de surgir como lógi 
co, ineludible resultado que el historicismo hiciera suya a la ciencia 
que aspiraba a recoger la esencia de las disciplinas y las direcciones 
intelectuales todas, a ser sustrato, cifra y cûpula integradora de ellas; 
la sociologia, que nacia en actitud y con ambiciones de Summa. 
Al concepto dualista de la historia que profesó la Ilustración, el ro¬ 
manticismo-idealismo opone el principio de la historia evolutiva, basa¬ 
da en la idea pura, objetivada, de desenvolvimiento, la continuidad 
necesaria, o más bien que necesaria, inmanente del proceso histórico, 
del acontecer humano. Mas este desenvolvimiento era el de las poten¬ 
cias psiquicas de la naturaleza humana concebida en un sentido colec 
tivo, la humanidad, de cuyo despliegue surgen todos los contenidos 
históricos, lo cual a su vez y en un sentido más general era consecuen 
cia del desenvolvimiento de los valores ideales que viven y se desarro¬ 
Ilan genéticamente, de dentro a fuera, en un proceso de «maduración 
interior» (9), de desenvolvimiento teleológico (10), de autoformación 
y autocreación, de autogénesis, como decia Hegel, por virtud del cual 
producen por si mismos la historia. 
El idealismo hegeliano se centra en el devenir. La suprema reali¬ 
dad del hombre y el cosmos, el ser, es la dialéctica—que asi se convierte 
en ontologia y en cosmologia—, el proceso intelectual, pero lo más 
esencial en él es el despliegue, el crecimiento del espiritu. De aqui 
emana la historia, que no es sino la autorrealización y autoevolución 
de la Idea. El Espiritu Absoluto necesita construir su historia, y en 
una especie de transmigración va realizándose, objetivándose en una 
serie de realidades que surgen unas de otras, y son las diversas civili¬ 
zaciones, formas ascendentes en el progreso de la conciencia de la liber 
tad, portadoras del Espiritu universal, y que se desarrollan fundamental 
mente a través de tres grandes etapas, las de la ley tripartita de Hegel. El 
idealismo hegeliano tuvo una influencia profunda, poderosa, difusiva, 
como un manantial siempre fluyente en el pensamiénto del siglo y sin 
gularmente en su historificación. 
Al lado del idealismo hegeliano florece el idealismo histórico, que 
(9) BENEDETTO CROCE: Teoria e storia della Historiografia, Bari, 1911, 
p. 251 
(10) FUETER: Histoire de l'Historiographie moderne, Paris, 1914; trad, 
francesa, p. 529. 
Max-Planck-Institut für 
Red Academia de Ciencias Morales y Polticas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer