Full text: Viñas Mey, Carmelo: ¬El pensamiento filosofico aleman y los origenes de la sociologia

108 
Carmelo Vinas y Mey 
Simmel no tiene muy en cuenta las obras de filosofia de la historia de 
Kant, y de ahi los evidentes fallos de su estudio. 
Con reiteración obsesiva, con la clásica insistencia y repetición ger¬ 
manica, Kant habla de los fines que el plan de la naturaleza persigue 
en relación con el desenvolvimiento del hombre y de la humanidad 
Y tal finalismo histórico-natural es el eje de su concepción histórico¬ 
sociológica. La ley del desenvolvimiento de la humanidad, como vere¬ 
mos mas adelante, es una ley no constitutiva, sino reguladora, actuante 
en el plano de la causalidad final. No hemos de olvidar que Kant estâ 
como a caballo en el cruce de las diversas tendencias doctrinales del si¬ 
glo XVIII y de su tiempo, y sin duda, sin proponérselo, se da en él un 
cierto armonismo. La causalidad de su fenomenismo filosófico se auna 
con el finalismo de su pensamiento histórico-sociológico. «Kant reedi¬ 
ta la tesis de la libertad absoluta, y hace de ella, como es sabido, la pieza 
maestra de su metafisica. Pero sabe corregir sus excesos por las vias tan 
delicadas como extensas del concierto entre la naturaleza y las realida¬ 
des superiores. Entre el mundo de los fenómenos regulado por leyes in¬ 
variables que son en definitiva las del mecanicismo, y el mundo de los 
noumenos, que no conoce nada de leyes porque es el mundo de la li¬ 
bertad pura, su «Critica de juicio» tiende un lazo sutil: el de la fina 
lidad» (16). 
En su «Fundamentación de la metafisica de las costumbres» (1785). 
publicada casi simultáneamente que su «Idea de la historia», se forti 
fica este punto de vista en orden a la cuestión que comentamos, situan¬ 
dola mâs acusadamente bajo la égida de la libertad moral y de la razón 
prâctica. Es cabalmente la apelación al hecho ordenador de la Provi 
dencia-cuspide de la teleologia kantiana-exteriorizada en la natura¬ 
leza a que varias veces nos hemos referido, el apoyo más consistente 
para él de su hipótesis sobre el plan vigente y actuante de la misma y 
su expresión en la marcha de la humanidad. 
La explicación, la razón fundamental para aquel manipulador ge 
nial de todas las criticas de la Razón, estaba cabalmente en que se debe 
presuponer como algo plenamente admisible la existencia de un fina¬ 
lismo racional en la totalidad del plan de la naturaleza-que no es 
sino «la sabiduria de la Providencia-, del mismo modo que se reco¬ 
noce y admite en algunas de sus manifestaciones parciales: «No es po¬ 
sible-exclama-suponer la finalidad de la naturaleza en sus partes—el 
orden natural, organico, biologico-y rechazarlo en el conjunto. Si en 
aquel orden se reconoce y se postula, zcómo no admitirlo en el orden 
superior humano, que precisamente por su superior axiologia hay que 
suponerlo en mayor proximidad o connivencia con la suprema sabiduria 
del Creador, de que es expresión visible dicho plan? En todos los su- 
puestos de la humanidad y la historia universal se ve ese «hilo conduc 
(16) ESPINAS, ob. cit., p. 47. 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer