Full text: Martín-Granizo, León: ¬Las clases medias

59 
te), Jordana de Pozas, José Maria González, González Roth¬ 
vos, Villarias, Sócrates Quintana, Ortiz Aragonés, Juan 
Hinojosa, Julián Santacruz, Ricardo Caballero, Amblés, 
Jaime Jorro, Gorostizaga, Ruiz Almansa, Gómez Mesa, 
Ruiz de la Prada, Leal Ramos y el propio Martin-Granizo. 
No tengo nada que rectificar a lo que dije en mi Crónica 
del Movimiento de Reforma Social en Espana (Madrid, 
1924), sobre lo que, a mi juicio, fué el Instituto: «vivero 
de leyes, formador de espiritus, bandera de paz, instru¬ 
mento eficacisimo de gobierno, representación educadora 
de la virtud de la verdadera tolerancia, contentivo de con¬ 
flictos, solución de graves dificultades para la vida pûblica, 
escuela de sacrificios, divulgador de cultura general y so¬ 
cial, órgano reputadisimo de relación internacional, ejem¬ 
plo de lo que el Estado puede realizar cuando logra el con¬ 
curso de buenas voluntades y se huve del mero artificio 
administrativo». 
Lejanos dias de nuestra edad juvenil, que incubó luego 
la madurez de juicio ! Felices, porque fueron de labor sen¬ 
cilla, recatada, en aquellas catacumbas, que no podemos re¬ 
cordar sin honda emoción.  Aquel primer cobijo en los 
abohardillados cuchitriles del Ministerio de la Goberna¬ 
ción ! ; luego los menos miserables, sin llegar a una me¬ 
diana comodidad, en el ultimo piso del Consejo de Estado, 
cara al Viaducto, entonces de moda para los suicidas ; por 
fin, un espacioso piso destartaladô y dieciochesco en la calle 
de Pontejos, casa galdosiana, entre librerias religiosas, ta¬ 
bucos de drogueros, muchos comercios de telas, a la vera de 
la Posada del Peine y de la fuente, en trance de secar, de 
Pontejos, lamentando con parcas lágrimas de agua en ago¬ 
nia la ausencia de los arcaicos aguadores. Sobre nuestro piso 
habia una casa de viajeros que rociaba nuestras sociológicas 
tareas con acres olores a aceitajo frito, cuando no a cosas 
peores, y, mâs arriba, una logia masónica, cuyo éxito cap¬ 
tador debia ser escaso, ya que jamás vimos subir o bajar a 
nadie que superara en porte o indumentaria a los de los 
viajeros paletos del entrepiso. 
En medio tan vejancón como inconfortable, ; qué colme¬ 
na de esfuerzos y afanosos intentos de acierto social aquélla ! 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
uropäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer