Full text: Paret Guasp, Lorenzo Víctor: ¬El equilibrio economico y el progreso social

77 
Cierto es que en el desenvolvimiento, como hecho historico, de 
las instituciones económicas ha sido factor esencial el impulso 
del hombre, la libre iniciativa del interés privado, la aspiración 
de obtener el beneficio perseguido; y que no es, ni sera 
jamas, posible alterar la naturaleza humana con regimenes de sub¬ 
ordinacion absoluta a un sistema anulador del elemento individual. 
que es indispensable para el bien comun; pero cierto es también 
que la experiencia y la justicia, los principios de la religión y de 
la moral, han venido aminorando los estragos producidos por el 
abuso de una libertad causante de la miseria de las clases traba¬ 
jadoras. 
El transcurso de los anos que llevamos de siglo XX, ha pro¬ 
ducido en la acción del Estado y en la conducta de los ele¬ 
mentos interesados, una modificación de mejora, mediante dife¬ 
rentes leyes e instituciones que en uno de sus aspectos se cobijan 
actualmente bajo el epigrafe "Seguridad Social"; materia esta 
que comprende la asistencia médica, la incapacidad para traba¬ 
jar, la falta de empleo, la vejez, los accidentes del trabajo y en¬ 
fermedades profesionales, la manutención de los hijos, la mater¬ 
nidad, la invalidez y la muerte del sostén de familia. 
Con independencia de cuanto se proyecta y acuerda en el exte 
rior, tanto nacional como internacionalmente, resulta para nosotros 
obligada la consideración de cuanto se hizo en Espanna, desde que, 
en 1900, se inició por Dato, con la Ley de Accidentes del Trabajo, 
la Legislación social, sin desdenar, porque seria injusto, lo que lue¬ 
go vino haciéndose hasta Ilegar a la plausible, avanzada y progre¬ 
siva realidad presente. 
Las soluciones y remedios que senala en su discurso el senor 
Paret, merecen, sin duda, la atención estudiosa de las autoridades 
y de los organismos dedicados competentemente al más cumplido 
desarrollo de la obra social en marcha. 
No debe ser, a mi juicio, materia de la presente contestación 
—y asi de igual manera he procedido en casos análogos—, enfren¬ 
tarme con los temas y doctrinas expuestos en el discurso de recep¬ 
ción: si hay conformidad por ser innecesaria la insistencia; en 
caso contrario por ser, a no dudarlo, impertinente la controversia. 
Y asi, pondria término a mis palabras si no fuese porque, con per 
Max-Planck-Institut fü 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer