Full text: Pemartín Sanjuan, José: ¬Los fundamentos de la contrarrevolución

y del consumo ; de la vida publica y de la vida privada. En 
rigor logico, no existe la solidaridad, tantas veces preconi¬ 
zada, entre la «concepción materialista de la Historiay y el 
«comunismo económico»: ni el materialismo conduce de suvo 
al comunismo, ni éste supone el materialismo, sino muchas 
veces todo lo contrario, como se vió en la primera comunidad 
cristiana y sigue viéndose, dentro del Catolicismo, en las lla¬ 
madas «comunidades religiosas» cuyo «comunismo económi¬ 
co», bien que voluntario, es compatible con la más alta es¬ 
piritualidad y hasta forma parte del estado de perfección evan¬ 
gélica. Nada hay más grotesco que eso que tantas veces lee¬ 
mos en la prensa de condenarse en los paises comunistas de¬ 
terminadas creencias religiosas, conclusiones cientificas o for¬ 
mas artisticas o literarias en nombre de su abolengo o sello 
«burgués» o «capitalista», reivindicando para otras su carác¬ 
ter plenamente «proletario». Todo ello arguye un grado tal 
de insensatez que el dia en que, en un ataque de sentido co¬ 
mun, sea reconocido por la actual generación humana en¬ 
ferma de confusión mental, se habrá dado un gran paso en 
el camino «contrarrevolucionario» que pregona el senor Pe¬ 
martin como nuestra màs urgente tarea en el momento actual. 
En cambio, no debemos dejar al monopolio del comunis¬ 
mo el prestigio consiguiente a una gran politica mundial, pe¬ 
ligro que también senala el senor Pemartin al proponer lo que 
llama «la superación de los nacionalismos». Claro está que 
entre una tal politica practicada por el comunismo y la que 
sus antagonistas deben adoptar hay un abismo; en lo inter¬ 
nacional como en lo intranacional, para el comunismo no hay 
lugar al respeto, a la libertad de personalidad alguna ; mien¬ 
tras que del lado opuesto se reconoce la de las naciones, si 
bien reducida en su pretensión a la disponibilidad absoluta 
de sus recursos y de sus actividades en la medida que afecte al 
bien comùn de la Humanidad. 
En la prosecución de tales ideas como la tarea más apre¬ 
miante del momento actual, entiende y proclama nuestro nuevo 
companero que corresponde una senalada parte a Corporacio¬ 
nes como la nuestra, contribuyendo asi a la defensa «de esta 
vieja civilización de Occidente, estuche milenario de esa 
«Cristiandad», de esa cultura hija del Cristianismo, que debe 
Max-Planck-Institut für 
encias Morales y Politicas 
Real Academia de C 
europäische Re 
htsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer