Full text: Azpiazu Zulaica, Joaquín: ¬Las directrices sociales de la Iglesia Catolica

jlia obrera espacio vital decoroso; que con los trasplanta¬ 
dos con familia se trasplante ésta igualmente. Pio XII no 
condena la cogestión en general, sino la cogestión económi¬ 
ca dada a la estructura actual de la Empresa. Con otra es¬ 
tructura, se puede defender esa cogestión, como la defien¬ 
den católicos sociales eminentes, Congresos sociales, Esta¬ 
dos y como la defendió el mismo Pio XI en su Enciclica 
Quadragesimo anno. 
Recomendar la prudencia a los pensadores sociales, y 
más a los hombres de acción, es una obra buena. Nunca 
se recomendará demasiado. Pero recomendar prudencia y 
cautela a costa de la justicia, que también es virtud cardi¬ 
nal, y sin la cual es imposible la paz, puede ser una mala 
faena, como recomendarla sin recomendar a la vez la for¬ 
taleza puede ser una involuntaria invitación a la inactivi- 
dad y a la cobardia. La voz del Papa no ha sido un alto 
el fuego, sino un paternal grito de alarma contra posibles 
peligros, y si se quiere, la recomendación de un cambio 
de rumbo, más audaz, para dar eficacia a la reforma social 
on sentido cristiano. La Iglesia no es tan miedosa como 
son sus hijos en la defensa de las masas obreras. No se 
cansa, no retrocede y sigue su ruta serena, con la imperr¬ 
turbabilidad y seguridad que le da la roca de principios 
sobre que descansa. 
Querria subrayar otros pasajes de su discurso, dignos 
de meditación y de aplauso. Es su insistencia en bautizar 
la economia neopagana y en convencer a los economistas 
que la sumisión de la Economia a la Moral es necesaria, y 
que con esa sumisión, lejos de perder, gana. Es su magis¬ 
tral explanación sobre la Politica social en la redistribu¬ 
ción de bienes y la doctrina de la Iglesia sobre sus funda¬ 
mentos, doctrina que unas veces revela a qué poco coste po¬ 
dria la propiedad cumplir su función social en virtud de 
la ley económica, segun la cual "el poder económico de la 
renta individual es decreciente segûn la renta va subiendo 
en cuantia , y otras veces recuerda inexorablemente el des¬ 
tino primordial de los bienes terrenos, y siempre basado 
34 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer