Full text: Diego Carro, Venancio: Derechos y deberes del hombre

40 — 
Universidades dirigidas por religiosos y eclesiásticos tienen el va 
lor y la significación del voto de todo ciudadano; pero no pueden 
hablar en nombre de la Iglesia, ni de todos los eclesiásticos. En la 
fijación de los anos del bachillerato, con reválida o sin ella, no 
se debe invocar la autoridad eclesiástica, ni hablar en nombre de 
ella, comprometiéndola en asuntos extranos a su misión espiritual. 
La razón de esta doctrina es bien clara. El Derecho del Estado 
a intervenir, en su orden, en materia de ensenanza, tiene también 
una base natural. Si el hombre es naturalmente social, la autoridad 
que da forma a la sociedad, responde a una exigencia de la misma 
naturaleza, como veremos luego. Pero aqui, como en todo, la mi¬ 
sión del Estado, misión primordial, es amparar los Derechos y De¬ 
beres legitimos de los ciudadanos, no anularlos, ni suplantarlos; 
ayudar y suplir lo que la iniciativa particular no puede hacer. El 
Hombre no es naturaimente social, ni instituye una autoridad, para 
que le absorba, anule y aniquile como Hombre, con Derechos y De¬ 
beres sagrados, sino para lograr lo que no es posible aisladamente. 
Pio XI vuelve a decirnos en su Enciclica Divini illius Magistri, 
"Duplex igitur est civilis auctoritas munus, quae est in Republica: 
tuendi namque atque provehendi, minime vero familiam singulosque 
cives quasi absorbendi vel se in eorum locum substituendi." Quame 
brem, quod ad educationem spectat, Ius est vel, ut rectius loquamur. 
officium est Reipublicae tutandi suis legibus antecedens familic 
lus —quod supra memoravimus—christiano nempe more prolem 
educandi, adeoque supernaturali Ecclesiae Iuri in christianam eiu- 
modi educationem obsequendi" (31) 
Por esto tenemos por politica de buen gobierno el favorecer y 
fomentar la creación de toda clase de centros de ensennanza parti¬ 
culares, sujetos a normas comunes, sin lesionar los Derechos de 
nadie. Cuando ésto no bastare, como acontece de ordinario, debe 
crear todos los centros oficiales que sean necesarios, sin privilegios 
absurdos, que lesionan Derechos sagrados y matan todo estimulo. 
El estatismo en la ensenanza (a eso equivalen los monopolios mâs 
o menos disfrazados), como en todo lo demás, es contra el Derecho 
(31) Los textos de las Enciclicas en Denzinger, Enchiz Symbol., n. 2202-2210; 
y 2254-58. Al dar la ultima mano a este trabajo recibimos la Carta Pastoral. 
La Restauración Cristiana de lo Cultura. del Excmo. y Rydmo. Sr. Dr. D. Jesus 
Mérida Pérez. Obispo de Astorga. El sabio Prelado trata estas materias con 
acierto insuperable. Recomendamos su lectura a gobernantes y gobernados, 
para conocer los Derechos y Deberes de unos y otros. 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia 
encias Morales y Politicas 
ropäis
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer