Full text: Olariaga Pujana, Luis: ¬La orientación de la politica social

Los enciclopedistas, los rousseaunianos, todas las inteligencias 
distinguidas de Francia en aquel siglo se lanzaron fanâticamente a 
los estudios matematicos, a la observación de la naturaleza en todas 
sus formas, para extraer nuevas verdades, que, por el hecho de 
estar basadas en la observación, eran consideradas como las uni¬ 
cas auténticas; y con el mismo criterio se elaboraban las leyes para 
regir la materia inanimada, que para gobernar los seres vivientes, 
que para interpretar los más profundos secretos del alma. Todo 
quedaba reducido a generalidades, a superficialidades que parecian 
profundas porque eran pretenciosas en su carâcter de generalidad 
o porque eran confusas y dificiles de retener por su falta de con¬ 
tenido, por su artificiosidad. Este tipo de pensamiento, que, por su 
tendencia generalizadora y abstracta, era inadecuado para defender 
lo personal, lo individualizado y lo concreto, y para penetrar en 
las insondables intimidades del mundo moral, convertido en instru¬ 
mentación técnica para el dominio de la naturaleza en servicio del 
egoismo humano, tenia que desembocar inevitablemente en una 
monstruosa mecanización de fuerzas ciegas, contradictorias y nece¬ 
sariamente destructivas. 
En el siglo XIX vino a completar ese desarrollo cientifico 
viciado y a implantar en el mundo intelectual el reinado de dos 
seudofilosofias, que procuraron perfeccionar, de un modo tosco y 
superficial el rumbo general que el siglo precedente habia trazado 
a la inteligencia y a la sociedad humanas. Esas dos seudofilosofias 
fueron el positivismo y el materialismo histórico. Con el positivismo, 
Augusto Comte facilitó a las minorias selectas intelectuales una 
nueva religión: la religión de la ciencia experimental, del presunto 
saber verdadero y preciso, sometido a leyes rigurosas. Con el ma¬ 
terialismo histórico, Carlos Marx vino a ensenar a las masas popu¬ 
lares que no hay mâs base legitima para organizar las sociedades 
humanas, para fundar el derecho y la politica y las propias ideas 
y sentimientos que la forma de producir las cosas materiales, y que 
el factor económico es, por consiguiente, el determinante de todas 
las relaciones fundamentales de convivencia. Asi, el nuevo evange 
lio de dirigentes y dirigidos, de las clases superiores y de las clases 
modestas, fué la creencia unica en el conocimiento experimental y 
en la técnica como medios de realizar el misero y peligroso ideal de 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Re 
htsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer