Full text: Campo, Leopoldo del: Tésis

recuerda el sofista que es emperador, y contesta con ordenanzas à los 
panfletos. Por una de las ordenanzas del emperador filésofo se despoja 
à las iglesias de todos sus bienes, bajo pretesto de que el Evanjelio re 
comienda la pobreza, y que es prestar un servicio à los cristianos alla¬ 
narles el cimino del cielo, empobreciéndolos. Por otra, se ordena cerrai 
las escuelas de los cristianos, y se los reduce à la ensenanza de los 
évanjelios de San Lucas y San Mateo : « Porque aquellos son, decia, sus 
teôlogos, como Homero y Hesiodo son los inaestros.» Por lo demas, 
la tentativa de Juliano fué un episodio efimero; y despues que de su 
muerte la iglesia cristiana volvió à tomar el lugar que le dió Constan¬ 
tino. Jueces y viclimas cambiaron otra vez de posicion, y la intoleran¬ 
cia civil se encontró de nucvo al servicio de la unica doctrina que pro¬ 
fesa el principio de la intolerancia relijiosa. 
En los siguientes siglos y aun despues de la invasion de los Hunos 
la iglesia romana se ensanó contra los herejes. Durante el periodo 
transcurrido hasta Teodosio, Arrio la conmovió hondamente con sus 
doctrinas. La historia de esta herejia es tambien sangrienta, porque 
nunça los hombres han sabido discutir sus doctrinas sin llamar la 
cuchilla ó el verdugo en apcyo de sus argumentos. 
Despues de la destruccion del Imperio Romano y la fundacion de los 
reinos bârbaros que se repartieron la Europa, nada quedó de lo que 
habia constituido el mundo antiguo : la Iglesia solamente se engrandecié 
en medio de esta ruina general. Por medio de misioneros que llevaban 
a los pueblos bárbaros al mismo tiempo que una doctrina moral 
simple, un gran presente de civilizacion, no tardo la Iglesia Romana en 
tomar cerca de los reyes el lugar que le dió Constantino en su corte 
imperial. Pero los tiempos no eran los mismos: la iglesia no estaba va 
ante el poder unico, sino en pres ncia de muchos reyes independientes 
unos de otros, y reconociendo todos su mision espiritual, estaban prontos 
à delenderla contra aquel de ellos que se atreviera à oprimirla. Tanto 
mayor era su poder, cuanto que ella aumentaba en unidad mientras los 
Estados se subdividian al infinito. 
Colocada la Iglesia en tales condiciones se constituyé en un gran 
poder politico. Los penitentes y catecumenos manifestaban su fervor con 
grandes donativos y privilegios, que se trasmitieron invariablemente en 
esta inmensa familia sacerdotal, llegando por consecuencia à poseel 
grandes bienes y privilegios à los que se asio con mano firme. La histo¬ 
ria de las cruzadas y guerras religiosas que sostuvo durante siglos, son la 
prucba mas palpable del poder colosal y arbitrario de que llegó à dis¬ 
poner. 
Larga es la cadena de los crimenes comctidos vor el Estalo intolerante, 
como es triste el espectâculo que presenta el mundo, agitado porguerras 
religiosas, donde aquel representa siempre el terrible rol de verdugo 
ora persiguiendo los cristianos en nombre de los dioses del imperio,ora 
esterminando à los herejes, en nombre de la religion de los persegudos 
de ayer. 
INHIDE 
Max-Planck-Institut für 
VSTITUTO DE INVESTICACIONES 
E HISTORIA DEL DERECH 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer