Full text: Alonso Martínez, Manuel: Nocion del estado

217 
FILOSOFIA DEL DERECHO. 
muladas por el Cristianismo, y el sentimiento de la personalidad 
encarnado en las costumbres de los germanos, debian regenerar 
al mundo. Pero esta gran trasformacion social no podia verificar¬ 
se en un dia. La naturaleza, asi en lo moral como en lo fisico, no 
marcha nunça à grandes saltos; procede pausadamente y por gra¬ 
daciones casi imperceptibles. Esas grandes evoluciones históricas 
son siempre lentas y penosas, y suponen una lucha de siglos: la 
idea antigua, la idea que muere, no cede el paso à la idea nueva, 
sino despues de una tenaz y desesperada resistencia, y la huma¬ 
nidad avanza como los grandes ejércitos, escalonando sus movi¬ 
mientos y conquistando palmo à palmo el territorio poseido y dis¬ 
putado por un formidable enemigo. No se podia llegar desde la 
esclavitud al estado llano, sin pasar por la servidumbre del ter¬ 
runno. Antes de convertirse en propiedad libre el ager vectigalis, 
hubo de trasformarse en feudo y pasar por la recomendacion, el 
precario, el beneficio, la vinculacion, la exencion del impuesto en 
favor de la tierra noble, el diezmo y los derechos senoriales. 
Por otra parte, al derrumbarse el imperio de los Césares, solo 
quedaron en pié la autoridad moral de la Iglesia y el sentimiento 
personal, la independencia ruda y feroz de los barbaros vencedo- 
res. Era preciso, pues, reconstruir de alguna manera la sociedad 
disuelta. No faltó quien intentara hacerlo bajo el molde romano. 
Carlo Magno y Gregorio VIl aspiraron à la monarquia universal, 
aspiracion de que han participado más tarde Cárlos V, Luis XIV 
y Napoleon I. Vano empenno de una ambicion loca!  Grave des¬ 
conocimiento de los caractères esenciales y de los elementos cons¬ 
titutivos de la sociedad moderna. Con las grandes evoluciones de 
la humanidad en la historia, sucede lo que con las fisonomias, 
que hay muchas que se parecen, pero no hay dos que sean iden¬ 
ticas. Dentro de una civilizacion, cuyo principio es individualis¬ 
ta, podrá haber ciertas veleidades, tendencia en unas épocas à 
formar grandes nacionalidades y en otras á constituir estados pe¬ 
quenos; pero pasó, para no volver, el tiempo en que el mundo en¬ 
tero podia estar sujeto à la voluntad de un solo amo. 
Sobre las ruinas del imperio fundóse el feudalismo, consecuen¬ 
cia natural de la conquista y de los usos y costumbres germáni¬ 
Max-Planck-Institut für 
Politicas 
as Morales 
eschich 
uropäische Rechts.
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer