Full text: Alonso Martínez, Manuel: Nocion del estado

237 
FILOSOFIA DEL DERECHO. 
de lo util, no pueden producir más que asociaciones voluntarias; 
que miéntras el primero se funda en la autoridad, las segundas 
no admiten otro principio que el de la libertad; que miéntras la 
asociacion politica es una é indivisible por su esencia, las aso¬ 
ciaciones cientificas, literarias, artisticas é industriales, exigen 
por su naturaleza la variedad y la multiplicidad. Es, por tanto, 
notoriamente falsa la analogia en que descansa la organizacion 
ideada por la escuela kraussista. 
Y cuál seria el resultado práctico de semejante organizacion? 
Al decir de sus autores, fundando un Estado sobre cada uno de 
los elementos constitutivos de la naturaleza humana, los unos 
servirian de contrapeso à los otros, y no habria que lamentar los 
excesos y desmanes de ningun poder, descansando en adelante la 
unidad en la armonia de todas esas instituciones sociales, cada 
una de las cuales proseguiria en su respectiva esfera uno de los 
fines de la actividad humana. 
La ilusion no puede ser más completa! Krausse y sus discipu¬ 
los suenan una nueva organizacion social, y enamorados de su 
obra, olvidan que es natural é irresistible en todos los poderes la 
tendencia à ensanchar su esfera de accion y à invadir la de los 
demas, y sobre todo tienen la candidez de suprimir las pasiones, 
trasformando en ángeles à los hombres. 
No es, sin embargo, tan absoluta y ciega su fe en el acuerdo 
libre y racional de todas esas instituciones sociales, cuando pro¬ 
ponen la creacion de un poder supremo que mantenga el lazo fe¬ 
deral, y cuya unica mision consista en impedir entre los diversos 
Estados confederados toda invasion de atribuciones, toda colision, 
todo rozamiento. 
Colocada en este punto la cuestion, yo me limito à hacer en 
nombre del buen sentido una pregunta.  Dejais al Estado politi¬ 
co la administracion de justicia, la recaudacion é inversion del 
impuesto y el mando de la fuerza pûblica? Quitárselo equivaldria 
à suprimirle. Pero si se lo dejais,  cómo ha de servirle de contra¬ 
peso un Estado de hombres de ciencia, ni de artistas, ni de qué 
sirve entónces vuestro poder central federal destinado, como Nep¬ 
tuno, à dominar las tempestades? Habeis fabricado una débil tela 
Max-Planck-Institut für 
europäische Rechtsge:
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer