Full text: Ortí Lara, Juan Manuel: Tesis: Teorías opuestas entre sí acerca del estado y su fin, según que proceden del concepto de la evolución ó del concepto de la creación

DEL SR. D. JUAN MANUEL ORTI Y LARA 
221 
Ved, senores, en qué ha venido á parar el concepto del 
Estado que el genio de la ciencia alemana elevó á la catego¬ 
ria de fin de si mismo y de voluntad divina, de espiritu que 
se desarrolla para ser forma y organización de un mundo, y, 
en suma, de unico Dios actual y presente! Vedlo ahora con¬ 
vertido, mediante la nueva y extrana lógica de lo idéntico y 
de lo no idéntico, en simple poder material, nacido de una 
necesidad ciega para el solo fin de ahogar entre sus brazos 
de gigante à los elementos sociales que luchan entre si en 
duelo à muerte, y por este solo medio establecer la paz. Por 
ventura no es este mismo el origen y el fin del Estado con- 
cebido por Hobbes? Por lo demás, esa notable evolución con 
que el genio heterodoxo de la filosofia politica moderna ha 
pasado, sin advertirlo acaso, de Hegel à Hobbes, del pan¬ 
teismo al materialismo, es más aparente que real; si bien se 
mira, el idealismo de Hegel no se distingue esencialmente 
del materialismo» (1). 
Dicen más los partidarios de esta singular teoria, pues 
anaden que el poder pûblico, engendrado de la sociedad, es 
«el estado de la clase poderosa y económicamente domi¬ 
nante, la cual, usando de su poder, convierte su preponde¬ 
rancia económica en senorio politico, y explota á las clases 
oprimidas». «En nuestros tiempos, el poder pûblico-dicen 
(1) «El sistema de Hegel-dice el sabio filósofo é historiador de la 
filosofia, ALBERTO STÖCKL-pone en lugar de Dios un concepto lógicc 
vacio, que se desarrolla y transforma en naturaleza y espiritu. De esta 
suerte desaparece la transcendencia de Dios sobre el mundo, y con 
ella la existencia del mismo Dios, y no queda más ser que el mundo. 
Pero en esto consiste precisamente el materialismo. Asf, en el punte 
en que los pensadores se cansan de sufrir el tormento que les produ 
cen las enmaranadas cavilaciones de Hegel, en el punto en que se de 
jan del desordenado afån de cavilar, el espiritu materialista toma car- 
ne y sangre, y olvidándose de toda especulación digna de este nombre. 
se arroja en el fondo de la cruda materia, tal como se ofrece ante los 
ojos, y despojando al materialismo, que constituye la médula del siste¬ 
ma de Hegel, de sus atavios panlogisticos, se lo representa en su nati- 
va y repugnante desnudez. El idealismo de Hegel se vuelve natural- 
mente en materialismo.» El Materialismo (en alemán), pág. 17. 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
dropäis 
Rechtsgesc
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer