Full text: Gascón y Marín, José: Tesis: Legislación internacional del trabajo

268 
DISCURSO 
paratoria. Solamente Francia y Austria-Hungria contestaron 
entre las grandes Potencias, favorablemente. Rusia rechazó 
la propuesta, Alemania dió el silencio por respuesta; Espana 
limitóse a contestar diplomâticamente. Y cosa curiosa: del 
mismo pais que habia estado sordo al llamamiento del Con 
sejo federal suizo, surge el planteamiento oficial de la cues¬ 
tión, y, a pesar de la oposición de Bismarck, Guillermo Il or 
denó a éste gestionara cerca de Francia, Inglaterra, Bélgica y 
Suiza para convocar la Conferencia internacional. 
Dió Suiza una gran prueba de su interés en pro de la 
protección del obrero prescindiendo de cuanto pudiera sig 
nificar desatención para ella, y la invitación a la Conferencia 
se hizo, salvo a Rusia, a todos los Estados de Europa, re 
uniéndose en Berlin el 15 de Marzo de 1890 los delegados de 
Alemania, Austria-Hungria, Bélgica, Dinamarca, Espana. 
Francia, Gran Bretana, Italia, Paises Bajos, Portugal, Suecia 
y Noruega y Suiza, manifestando como aspiraciones: el esta 
blecimiento de un limite de edad para la exclusión del tra 
bajo industrial de los individuos de ambos sexos; la reduc¬ 
ción del trabajo para los que tuvieran determinadas edades; 
limitación de horas de trabajo y clases de éste para las muje¬ 
res, estimando que la ejecución de las medidas que cada Es¬ 
tado adoptase quedarâ a cargo de funcionarios nombrados 
por los Gobiernos; que se reunieran, en cuanto fuera posible, 
datos estadisticos relativos a las cuestiones tratadas en la 
Conferencia; y que la renovación de las deliberaciones que 
acababan de tener lugar en comûn, debia procurarse en uti¬ 
lidad de todos, comunicándose los diversos Gobiernos sus 
observaciones sobre los efectos de las medidas adoptadas, 
conforme a los acuerdos de la Conferencia, para examinar 
oportunamente si debian ser modificadas o completadas. 
No hubo verdaderas obligaciones en los acuerdos de la 
Conferencia; limitóse ésta a expresar deseos muy moderados 
aun para aquel tiempo, y no todos creyeron en su significa 
ción favorable a la existencia de un Derecho internacional 
obrero, pues seguia considerándose que tal legislación inter¬ 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia 
encias Morales y Politicas 
europäische Re 
chtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer