Full text: Marichalar y Monreal Eza, Luis: Tesis: La organización económica nacional

DISCURSO 
122 
tencia en su tradicional proceder de desunión seria para Es¬ 
pana lo mas criminal, insensato y suicida (1). 
Por ser esto asi, observamos qué poco e insignificante es 
el movimiento económico alcanzado durante los ultimos 
anos, aparte de lo que pudiera llamarse loteria que la guerré 
nos ha proporcionado por demandas subitas y accidentales 
del Extranjero. Algunas revistas se vanaglorian de que no. 
ha dejado de ser intenso ese movimiento, diciéndosenos que 
alcanza a 500 millones de pesetas el capital espanol destina¬ 
do a industrias durante 1917, siendo las principales la Side 
rurgica del Mediterráneo, con 100 millones; la de Construc¬ 
ciones Electromecánicas, con 25; la Auxiliar de Caminos de 
Hierro, con 12; la de Oxidos y Pinturas, con 3.500.000; y otras 
con cifras superiores a un millón de pesetas. 
No poco se ha pregonado también el establecimiento en 
Bilbao, con un capital de 24 millones de pesetas, de la Socie 
dad Espanola de Construcciones Metalurgicas de Babcok 
and Wilcok. Hasta Le Rentier de 27 de marzo de 1918, en su 
página 76, se ocupaba de la creación de esta Sociedad. 
Asimismo, el Boletin Oficial de Minas y Metalurgia del Mi¬ 
nisterio de Fomento, revista acreedora a todos los elogios por 
el espiritu cientifico en que se inspira y el sentido de aplica 
ción del mismo que la guia, nos da en casi todos sus nûme¬ 
ros, y en especial en los de junio y agosto de 1918, referen 
cias y detalles de creaciones manufactureras nuevas o indus¬ 
triales, siendo de las que mâs bulto presentan los talleres 
de la Siderürgica del Mediterráneo y de Sierra Menera, para 
la explotación del coto minero de Sagunto y los saltos del 
Duero en la frontera de Portugal, cuya potencia se calcula 
en 255.000 caballos, y el capital necesario para las obras en 
200 millones de pesetas. 
(1) No quiere esto decir que desconozcamos las buenas cualidades 
del carâcter espanol, ni que lo conceptuemos desprovisto de facultades 
El docto Sr. Altamira nos sacaria de nuestro error en todo caso con 
las animosas pâginas de su Paicologia del pueblo espanol (segunda edi¬ 
ción, 1917), aunque no deja de exponer nuestros defectos. 
Max-Planck-Institut fül 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
äisch 
htsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer