Full text: Redonet López-Dóriga, Luis: Tesis: El trabajo manual en las reglas monásticas

DEL EXCMO. SR. D. LUIS REDONET Y LÖPEZ DÖRIGA 
591 
El espiritu con que por lo general trabajaban aquellos 
santos varones, podemos deducirle del episodio, credo del 
désinterés, constitutivo de una de las sentencias de los Padres 
égipcios (Aegyptiorum Patrum Sententiae), recogidas como 
bellisimo racimo por un autor griego, é interpretadas y tra¬ 
ducidas por San Martin Dumiense (41). Solian contar aque 
Ilos santos Padres, que tres hermanos tomaron en arriendo 
un campo para sembrarlo, pero que apenas quedó formali¬ 
zado el convenio y empezada la siembra, uno de los intere¬ 
sados enfermó y tuvo que retirarse à su celda. Los dos mon¬ 
jes sanos, se dijeron: «nuestro hermano está enfermo, mas 
animémonos y con un poco de esfuerzo, y ayudados por sus 
oraciones, trabajemos y sembremos su campo»; y asi lo hicie 
ron, en efecto, logrando en la totalidad de lo arrendado una 
buena cosecha de trigo. Hecha la recolección, llamaron los 
trabajadores à su hermano y le dijeron: —Ven, y toma el 
producto ó recompensa de tu arriendo. — Por qué se me da 
tal producto si yo no he podido sembrar?,—respondió el lla¬ 
mado. Y sus companeros replicaron: —A tus oraciones debe¬ 
mos el haber podido Ilevar à cabo nuestro trabajo y el tuyo; 
por lo tanto, mereces la recompensa correspondiente à tu 
arriendo y debes recibirla.—El uno resistiéndose y los otros 
compeliéndole, acudieron, por fin, al juicio de un anciano. 
El que se resistia dijo: — Senor y Abad: nosotros tres empren¬ 
dimos la siembra de un campo arrendado, pero al finalizai 
el primer dia, me senti enfermo y tuve que retirarme à mi 
celda, y ahora éstos se empenan en obligarme á recibir la 
recompensa de un trabajo que yo no he hecho. Mas los otros 
dos replicaron: — Senor y Padre nuestro: si hubiéramos tra¬ 
bajado los tres, tal vez á costa de un gran esfuerzo habria 
mos terminado nuestra labor; pero los dos sólos no hemos 
podido cumplirla, sino con el auxilio de Dios, obtenido por 
las oraciones de este hermano, que es por ello acreedor à su 
recompensa. Admirado el anciano del uno y de los otros, en 
presencia de todos los monjes dió el juicio de la justicia, or¬ 
denando que el hermano de las oraciones recibiese lo que le 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
päische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer