Full text: Ugarte y Pagés, Javier: Tesis: Las modernas ideas de organización social y nuestras antiguas leyes y costumbres

DISCURSO 
354 
olevado å institución politica ó social, en textos legales y en 
frases y conceptos de uso corriente, habrá de derrumbarse, 
al fin, con el estrépito de los grandes cataclismos, porque, si 
no ha sonado ya, sonarå pronto la hora de una renovación 
universal que piden á voces las victimas de un estado juridi¬ 
co y consuetudinario cuyas fronteras lindan aûn con todos 
los errores, con todas las injusticias, con todas las tiranias 
de la barbarie à que nos aherrojaron los primeros poblado¬ 
res del planeta..... Asi suenan los pregones de estos nuevos 
heraldos de la filosofia en uso. 
Y ésa es, en su entrana, la cuestión social, que puede 
condensarse en la frase de Carle: «el ordenamiento de la so¬ 
ciedad». Por lo cual nada dijo que no sea profundamente 
exacto el docto profesor italiano Gianturco, al apuntar que 
la cuestión social está casi entera en el Código civil, ya que el 
«casi» descuenta oportunamente cuanto concierne al Dere¬ 
cho pûblico, suprimido por el anarquismo, el cual constituye 
para el autor de La conquista del pan «el libre acuerdo, sin 
coacción, sin gobierno, sin jueces, abolida la autoridad», que, 
à su entender, «es siempre fundamentalmente mala», aun 
que haya de tomarse en cuenta la distinción que algûn cali¬ 
ficado intelectual anarquista establece entre la autoridad y 
la organización; ésta, dice, es defendible; aquélla, es innece¬ 
saria. Como si se pudiera organizar sin fuerza coercitiva que 
cree é imponga los nuevos organismos. Y como si en este 
punto hubiera derecho á hablar de «novedades». Munzer, 
discipulo de Lutero, extremó las doctrinas del maestro, pre 
dicando la igualdad absoluta de los hombres, la comunidad 
de bienes, etc.: los principios fundamentales del socialismo 
moderno, que acaso presintió Carlos V, cuando treinta y seis 
annos después de la Dieta de Worms, en la cual otorgó al au¬ 
tor de la Reforma un salvoconducto para que se retirara 
libremente, exclamaba en Yuste: «Cómo erré yo al dejar en 
libertad à aquel hombrel» Olvidando que la tierra que cu¬ 
bre à los muertos no sepulta á la vez las ideas que dejaron 
sembradas... 
Max-Planck-Institut fül 
Real A 
lles y Politicas 
itsgeschichte 
päische
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer