Full text: Ruiz Gómez, Servando: Tésis: Influencia de las costas y fronteras en la politica y engrandecimiento de los Estados

DISCURSO 
392. 
postrera de las tierras,, Espana no siempre ocupó¬ 
séame licito expresarme asi— la misma posición aislada 
y remota. " Si alguna comarca ó porción del globo 
dice La Fuente 
parece hecha ó designada por el 
grande Autor de la Naturaleza para ser habitada por 
un pueblo reunido en cuerpo de nación, esta comarca, 
este pais es Espana. Separada del continente europec 
por una inmensa y formidable cadena de montanas, 
circuida en las dos terceras partes de su perimetro 
por las aguas del Océano y del Mediterráneo, diriase 
que el Supremo Hacedor habia querido dibujar con 
su dedo omnipotente sus naturales limites, y que defen- 
diéndola de Europa con el antemural de los montes 
Pirineos, del resto del mundo con los dos mares, se 
habia propuesto que pudiera ser la mansión ó morada 
de un pueblo aislado y uniforme, ni inquietador de los 
otros ni por los otros inquietado. „ 
En la primitiva edad histórica en que los fenicios 
arribaron à nuestras costas, estábamos efectivamente 
muy alejados de la civilización, custodiando las colum 
nas de Hércules, que aquellos atrevidos exploradores 
fueron los primeros osados á traspasar; pero cuando 
ya Cartago puso su planta invasora en nuestro suelo 
y nos sometió á su imperio, debió realizarse natural- 
mente, por los oficios del comercio y de la navegación 
de aquella época, una transformación geográfico-poli 
tica de la Peninsula, viniendo asi ésta á quedar situada 
à pocas singladuras de la metrópoli, emporio el más 
rico y poderoso de los antiguos tiempos. 
Abatida luego definitivamente por Scipión en Zama 
la ciudad de Dido, emprendió Roma sus conquistas á lo 
largo del Mediterráneo, y fué desde Espana à Grecia y 
desde las Galias à la Gran Bretana, y atravesó el Rhin, 
y se hizo senora del mundo. Durante ese largo periodo 
de seis siglos, nuestra situación geográfico-politica 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer