Full text: González Díaz Tuñón, Zeferino: Tésis: La causa principal originaria, ya que no la única, del malestar que esteriliza y detiene la marcha de la sociedad por los caminos del bien, es esa gran negación oculta y encarnada en el principio racionalista: la negación de Dios, la cual es principio generador del mal en todas sus formas

Max-Planck-Institut für 
europäische Rechtsgeschichte 
504 
DISGURSO 
rencia y su sangre (1), y Michelet afirma que Descartes 
creó la filosofia libre de la época moderna (2). Asi es, en 
efecto; y por eso la ultima palabra de esa filosofia es la 
negación de Dios, porque esta negación es la ultima pala¬ 
bra de toda filosofia racionalista, que hace consistir la li¬ 
bertad en desconocer la superioridad de la razón divina, 
y en cerrar los oidos á su palabra. 
Cuando todos esos grandes errores, incubados por el 
cartesianismo racionalista, haciéndose convergentes, 
reflejándose en las páginas de la Enciclopedia, levanta¬ 
ban al materialismo y al ateismo un monumento digno 
de semejantes sistemas, resonó allà en el centro de la 
Germania la voz del autor de la Critica de la razón pura, 
que venia à cerrar el ciclo cartesiano para dar comienzo, 
ne Deus significari hoc quod dicitur, scilicet, illud quo majus cogi¬ 
tari non potest, non tamen propter hoc sequitur quod intelligat id, 
quod significatur per nomen, esse in rerum natura, sed in apprehen¬ 
sione intellectus tantum. 
»Nec potest argui quod sit in re, nisi daretur quod sit in re ali¬ 
quid quo majus cogitari non potest, quod non est datum a ponenti¬ 
bus Deum non esse.»—Sum, Theol., part. 1.2, cuest. 2. , art. 1. 
Hoy puede decirse que la historia y la experiencia se han encar¬ 
gado de demostrar la verdad y exactitud que encierra este pasaje de 
Santo Tomás, y que éste vió más claro en la materia que Descartes 
y el mismo San Anselmo. En la escuela critica contemporánea en¬ 
contramos la demostración práctica de esto, toda vez que sus repre¬ 
sentantés, y entre ellos Renan y Vacherot, admiten en el hombre la 
existencia ideal de Dios, la existencia en el pensamiento humano de 
un ser absolutamente perfecto, de la perfección absoluta, sin que por 
eso se crean obligados à admitir la existencia real y objetiva de ese 
ser absolutamente perfecto. Luego la realidad objetiva de la exis¬ 
tencia divina exige y necesita otras bases más evidentes y sólidas 
que la simple posesión subjetiva de la idea de un sér perfecto, como 
supone y pretende Descartes. 
(1) «Nous procédons tous de lui, nous sommes tous de son sang.» 
Damirón. Rapport sur la quest. du cartesianisme. 
(2) Examen crit. de la metaph. d'Arist. 
) Real Ace 
Ciencias Morales y Politicas
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer