Full text: González Díaz Tuñón, Zeferino: Tésis: La causa principal originaria, ya que no la única, del malestar que esteriliza y detiene la marcha de la sociedad por los caminos del bien, es esa gran negación oculta y encarnada en el principio racionalista: la negación de Dios, la cual es principio generador del mal en todas sus formas

503 
DEL SR. D. FR. ZEFERINO GONZÄLEZ 
Pero ya es tiempo, senores, de abandonar el terreno 
cartesiano para entrar en el del criticismo kantiano, à 
fin de proseguir la demostración de nuestra tesis. Antes 
de verificarlo, consignemos una vez más que los gérme¬ 
nes encerrados en la filosofia cartesiana, bien asi como 
el principio racionalista que la informa, debian arrastrar, 
y arrastraron, en efecto, à esa filosofia, á la filosofia de 
la Enciclopedia. Odio satánico contra el Cristianismo y 
proclamación pûblica del ateismo: he aqui la ültima evo¬ 
lución del cartesianismo, la condensación de sus erróneas 
doctrinas, la sintesis de sus tendencias y el resultado ló¬ 
gico del virus racionalista que llevaba en su seno. Que 
no sin razón glorificó el nombre de Descartes la revolu¬ 
ción francesa, y el racionalismo reivindica para si su he¬ 
terreno y abrir fácil entrada al ateismo, afirmar que la existen¬ 
cia objetiva de Dios se halla en necesaria relación con una concep¬ 
ción subjetiva del hombre, con una idea á la cual lo mismo puede 
corresponder una realidad objetiva que un ente de razón, y sobre 
todo conceder importancia capital y casi exclusiva à una demostra¬ 
ción que, en opinión de pensadores como Santo Tomás, es un ver¬ 
dadero sofisma. Al tratar éste la cuestión relativa á la existencia y 
cognoscibilidad de Dios, expone lo que se Ilama demostración on¬ 
tológica, presentada después por Descartes, y antes de él por San 
Anselmo, en los siguientes términos: «Intellecto quid significet hoc 
nomen Deus, statim habetur quod Deus est. Significatur enim hoc 
nomine id quo majus significari non potest: majus autem est quod 
est in re et intellectu, quam quod est in intellectu tantum: unde 
cum intellecto hoc nomine Deus statim sit in intellectu, sequitui 
etiam quod sit in re. » 
Qué valor concede el Santo Doctor á este raciocinio? Lejos de con¬ 
cederle la importancia excepcional que le atribuye Descartes, cuan¬ 
do lo considera como la demostración más legitima y evidente de la 
existencia de Dios, Santo Tomás ni siquiera le concede el valor que 
corresponde á un argumento ó raciocinio probable, porque descubre 
en él un sofisma basado en el tránsito del orden ideal y puramente 
subjetivo al orden real y objetivo. He aqui su respuesta: «Ad secun¬ 
dum dicendum quod, dato etiam quod quilibet intelligat hoc nomi¬ 
Max-Planck-Institut für 
Mora 
2s y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer