Full text: Caballero Morgay, Fermín: Tésis: El hombre es perfectible, pero no infinitamente perfectible

DEL SR. D. FERMIN CABALLERO. 
321 
zar los adelantos racionales: que aun hay muchisimo que 
hacer dentro de lo posible. Y debemos renunciar à lo fi- 
sica, metafisica y moralmente imposible, para que el ca- 
lor y la energia de nuestro espiritu se fijen en lo hace- 
dero y no se malgasten. Y debemos renunciar à las qui- 
meras, para que contando con que siempre ha de haber 
pasiones é injusticias y excesos y escándalos, no vaya¬ 
mos neciamente contra la sociedad, contra la familia, 
contra la propiedad y contra la autoridad, que eterna 
mente han de ser cosas precisas é insustituibles. 
Mas al creer, con toda seguridad, que asi han pasade 
y pasarán los negocios humanos, no podemos desconocer 
que hay muchos que los ven de otra manera. ; Cómo ex- 
trannar la divergencia de pareceres, cuando desde el si- 
glo XIII está escrito en el romance germinal del sabio au- 
tor del Espéculo «que las voluntades é los entendimien¬ 
tos de los omes son departidos en muchas guisas, é por 
ende natural cosa es que los fechos é las obras dellos non 
acuerden en uno?» Mal pudiera admirarse de semejante 
fenómeno, quien reconoce que ese mismo desacuerdo cons¬ 
tituye la armonia embelesadora del universo: quien cree 
que la igualdad de cultura y de aplicacion harian morir 
al género humano de fastidio ó de idiotismo: quien sabe, 
en fin, que la simetria es el hastio, que la uniformidad 
hace bostezar, y que suele ser pena más terrible que la 
de padecer, aquella en que el condenado se aburre. 
Si, sennores: todos los pareceres, todos los esfuerzos, por 
encontrados que parezcan, son necesarios en la gran ma¬ 
quina social. Los que empujan, los que retroceden y los 
que templan el movimiento, todos contribuyen á la mar- 
cha, por más que cada cual se duela de no ser el primer 
móvil: todos concurren á que la humanidad siga su cur- 
so, siquiera unos aflojen cuando los otros tiran, ó anden 
algunos acelerados miéntras los otros cejan. Sin el freno 
de los timidos, más de una vez nos estrellariamos; sin el 
k 
les y Politicas 
päische 
ihtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer