Full text: Eijo Garay, Leopoldo: ¬La persona juridica

78 - 
pre mucho más bajas que las de todas las fincas vecinas, con lo cual al 
menos gozan de mayor holgura sus cultivadores, ya que no produzcan 
mavor abaratamiento de los frutos, porque su insignificancia no les per¬ 
mite influir en los mercados. 
Bien sabido es que precisamente por lo bajas que eran las rentas 
que pagaban los colonos, se acusaba de mala administracion a las per¬ 
sonas juridicas. Si la administración sólo es buena por rentar mucho al 
propietario, está bien ; pero si se mira a la indiscutible función social de 
la propiedad, el argumento se torna en contra (63). 
(63) En el expediente sobre la ley de amortización que promovieron en el 
Consejo de Castilla Carrasco y Campomanes, decia el fiscal Sierra—que no par- 
ticipaba de las preocupaciones de aquéllos—, que “no es fácil persuadir que sea 
más util al reino la existencia de bienes raîces en los legos que en las manos 
muertas eclesiáésticas, ni que el poseerlos éstas con exceso produzea perjuicio al 
Estado y al bien pûblico, ya se mire a las producciones de los mismos biènes, 
que cuanto mayores tanto más provechosas son al mismo reino, ya se tenga res¬ 
pecto al empleo de los productos de ellos. No hay arbitrio (prosigue) para dejar 
de conocer que por lo regular administran las comunidades religiosas sus hacien- 
das de manera que producen más frutos que las administradas por vasallos legos, 
y que el importe de dichos frutos lo emplean las mismas comunidades muy a bé¬ 
neficio del pûblico, socorriendo a los pobres. fomentando a los labradores, dotando 
a las huérfanas, asistiendo a estudiantes y militares para que sigan sus profesio- 
nes en servicio del reino, y haciendo otras obras que son de mucha utilidad.“ 
Y después de annadir que las rentas de los hospitales, hospicios y otros esta¬ 
blecimientos análogos se invierten con fidelidad en los usos a que estän destina- 
das, y mejor que lo harian los legos, concluye que “si la mayor felicidad del Es¬ 
tado consiste en las mayores producciones de las haciendas del reino y en el 
empleo de sus réditos que le sea más provechoso, no se podrâ decir que se cau- 
sará la ruina o decadencia del Estado por la excesiva adquisición de bienes que 
hagan las manos muertas eclesiasticas" 
Aun más robusto apoyo hallaron estas ideas en el Consejo de Castilla, que en 
su consulta de 18 de julio de 1766 decia al Rey lo siguiente: "La base funda¬ 
mental de la felicidad publica consiste en la abundancia de frutos. Esta es la 
que aumenta las poblaciones, la que llena de riquezas al reino, la que facilita la 
industria y las artes, y la que aumenta los contribuyentes. Confiesan los fiscales, 
y ensenna la experiencia, que las tierras que poseen las manos muertas son las mâs 
bien cultivadas y las que producen más frutos; luego son las más ûtiles al Es- 
tado, y el impedir sus adquisiciones es privar al pûblico del aumento de frutos, 
en que funda y asegura su felicidad. 
"La falta de frutos de estos reinos (continua el Consejo) no procede de la 
falta de tierras: hay muchas incultas, que si se rompiesen y cultivasen produci- 
rian abundantes cosechas; pero la desidia de los naturales, y no tener quien 
les facilite y proporcione los grandes costos de los rompimientos, es quien tiene 
incultas y Ilenas de malezas dilatadas extensiones de terrenos del reino, como 
el sennor don Fernando VI aseguró al Papa Benedicto XIV para obtener la Bula 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer