Full text: Eijo Garay, Leopoldo: ¬La persona juridica

26 
Tratase, pues, de una cuestión fundamental, cuya decisión es de su¬ 
ma importancia para los sagrados intereses de la libertad humana. 
* * 
Veamos cômo la resuelven las distintas teorias, 
Aunque la ocasión sólo consiente un ligero resumen de las más prin¬ 
cipales y caracteristicas, no puede faltar en él una mirada al Derecho 
de la Roma pagana y al medioeval. 
En el primitivo derecho romano no se conoce la persona juridica. 
En sus principios no habia mas personalidad que la de las personas in¬ 
dividuales, ni mas derecho personal que el privado, jus singulortu; el 
Estado no tenia personalidad, pues ni aun como sujeto activo o pasivo 
de dérechos patrimoniales salia del jus publicum, ni dejaba de conside¬ 
rarse como soberano y legislador. 
Las colectividades que existian, lo mismo las de caracter religioso 
que las de caracter civil, eran entidades publicas, miembros del unico 
soberano sujeto de todos los derechos publicos: el Estado. Las que no 
eran esto eran collegia illicita, y aunque por su inocuidad fuesen tole¬ 
radas, no tenian personalidad. 
Con el transcurso del tiempo, principalmente en la época del Impe¬ 
rio, concedida capacidad privada a algunas entidades corporativas, por 
éjemplo, à los municipia y civitates conquistados, por poder éstos ejer¬ 
cer ciertos actos juridicos y responder de ellos ante los Jueces como las 
personas privadas, se presenta la persona juridica, cuyas dos notas ca¬ 
racteristicas fueron: patrimonio (arca communis) y representacion ant¬ 
los tribunales (syndicus). Aparecido asi el fenômeno juridico, räpida¬ 
mente se extiende a muchos collegia y societates (17) y gradualmente se 
van ampliando los limites de sus facultades, pudiendo heredar, manu¬ 
mitir esclavos, etc.; con lo que se propaga, desarrolla y consolida la per¬ 
sonalidad de los entes colectivos, siempre en parangön con la de las per¬ 
sonas fisicas: "civitates privatorum loco habentur? 
(18). 
(17) Quibus autem permissum est corpus habere collegi, societatis, sire 
cujusque alterius eorum nomine: proprium est, ad exemplum Reipubliege, habere 
res communes, aream communem, et actorem sire Syndicum, per quem, tamquam 
in Republica, quod communiter agi fierique oporteat, agatur, fiat. (Digesto, 3. 
1. 1). 
(18) Digesto, 50. 16. 16. 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer