Full text: Villanueva Gómez, Miguel: Régimen representativo y parlamentario

DEL EXCMO. SR. D. NICETO ALCALÄ-ZAMORA 
37 
Me he detenido en la singularidad de aquellas Cortes porque 
muestra de qué modo, la unica vez en que una Presidencia, indiferen- 
te a la significación y programas de los Gobiernos, algo parecido al 
speaker inglés, se inició en Espana, estuvo paradójica y felizmente 
confiada al hombre, a quien envolvia la leyenda de recia y obstinada 
pasión. Es que ésta, noble siempre en sus móviles, se puso al servi¬ 
cio de la lealtad. Es también que la neutralidad como la paz, no se 
asientan sobre debilidades arrollables, y si sobre la seguridad, cons 
ciente de su propia fortaleza, que desea permanecer imparcial y 
ranquila. 
El Presidente ideal de Cámara, el que no inspiraba sospecha de 
parcialidad a Gobiernos ni a minorias, iba a apartarse voluntario y 
gustoso de su elevada posición. Una vez más bastó la perspectiva 
de otra conveniencia mas elevada. Al intento, que iba a resultar sar 
casmo, de la reforma democrática en nuestra Constitución, agrupà 
banse en 1922 las fuerzas liberales con más amplitud de parada, 
que bases de fortificación. Para acoplar y extender la hueste, creyó 
Villanueva que su alejamiento del sitial era oportuno, y se apartó 
satisfecho y animoso, no para la quietud, sino para el esfuerzo más 
duro, aceptando a los setenta anos, y tan gravemente enfermo, que 
no pudo ejercer el cargo, el más dificil, el de primer Comisario 
civil para nuestro Protectorado en Marruecos. A ese puesto le lleva¬ 
ban, sin vacilación al designársele, sus dotes y conocimientos de afri¬ 
canista verdad, no improvisado, profundamente conocedor de las 
realidades marroquies. 
La dolencia que impidió utilizar en Africa cualidades tan excep 
cionales no estorbó por fortuna, que se le llamara una vez más, la 
ultima, a los Consejos de la Corona, encargándole en febrero de 
1923 del Ministerio de Hacienda. En él sigue incansable y recto, 
como siempre, hasta los primeros dias, los primeros, del septiembre 
famoso de ese mismo anno 1923. La vida ministerial del hombre, que 
habia seguido su existencia politica paralela a la de la Constitución, 
debia terminar con la de ésta. La dimisión y el reemplazo de Villa 
Ilanueva fueros los postreros ritos, celebrados en los Alcázares, con¬ 
forme a la liturgia constitucional. Para ello vino por ultima vez a 
remover con suavidad el ambiente, la brisa, que luego, en dias más 
Max-Planck-Institut fül 
ias Morales y Politicas 
Real Academia 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer