Full text: Palacios Morini, Leopoldo: ¬Los mandatos internacionales de la Sociedad de Naciones

81 
Fue lo cierto que ocurrió la explosión, y que aquel mun¬ 
do contento, brillante, en pleno progreso material y espiri¬ 
tual, donde reinaba, normativa, Europa, donde contaban 
las palabras y hasta los susurros", se percibian en el mayor 
honor los aleteos del pensamiento creador, y se enaltecia 
la utopia de hoy, con ánimo de vivirla ya mannana, fué ca¬ 
yendo en la hoguera devoradora. La mayor parte de los pue- 
blos de la cultura, muchos semicultos y aun salvajes, se 
arrojaron, por propia impulsión o por externo forzamiento. 
en ella. La guerra se alimentaba de la guerra; su fuerza de 
atraccion parecia una ley cósmica irrefragable. Jamás ha al¬ 
canzado la Historia una semejante expresión de violencia 
jamàs los Estados, dentro de su órbita, manifestaron mayor 
fuerza sobre las cosas ni sobre los espiritus. La guerra no 
fue entre profesionales, sino entre pueblos; de todos contra 
todos; no ya entre soldados, sino entre hombres, mujeres y 
ninos. Las armas portentosisimas la hicieron posible, no sólo 
en las superficies, sino en los aires y en el fondo de la tierra 
y en el fondo de los mares. Las fábricas y los instrumentos 
del trabajo de la paz se enrolaron y se reforzaron prestamen¬ 
te en el gigantesco combate. A la guerra de las armas, mor¬ 
tifera como nunca, se acompanô la guerra económica, cuya 
diosa destructora de pueblos y naciones fué el hambre es¬ 
quelética; a una y otra se sumó la guerra moral organizada 
del odio y del descrédito. Los campos de batalla donde lu¬ 
chaban, no millares, como antes, sino millones de hombres, 
en frentes inconcebibles o en bloqueos inconmensurables, 
fué el mundo entero, asi los continentes como los océanos. 
El objetivo de tamana contienda no podia ser otro que la 
destrucción, el aniquilamiento total y sin merced del adver¬ 
sario. "El ano 1915 fué desastroso para la causa de los alia¬ 
dos y para el mundo entero—dice W. S. Churchill—. Pudo, 
al principio, haber sido empunnado por manos humanas, y 
Ilevado al reposo en una victoria justa y fecunda, antes de 
que el mundo se exhaustara, antes de que las naciones se 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer