Full text: Palacios Morini, Leopoldo: ¬Los mandatos internacionales de la Sociedad de Naciones

— 7 
ras; tierras, cuando no de promisión, por lo menos de tra¬ 
bajo y de explotación para sus hombres. Esta se ejercia ge¬ 
neralmente por Companias a un tiempo comerciantes, go¬ 
bernantes y guerreras, a veces también misioneras de idea¬ 
les redentores (6). Espanna, con la donación verdaderamente 
eucaristica de su propia esencia a América, con su tutela 
gubernamental y protectora, con sus formidables persona¬ 
lidades y sus doradas aventuras, con sus desinteresados 
ideales ultraterrenos, ya reconocidos por los mas recalci¬ 
trantes, labró heroicamente la primera, un camino que des¬ 
pués trillaron más aprovechados otros pueblos (7). En to¬ 
(6) En general se distingue, aparte de las formas transitorias y mezcladas 
que se dan en la utilización de las colonias, la administración directa por el Es- 
tado y su abandono a las Companias. La primera forma predominò: primero. 
en las colonias venecianas, y después, en la colonización hispano-portuguesa; la 
segunda, en las colonias genovesas, y después, especialmente en la colonizacion 
moderna de Holanda, Francia e Inglaterra. Sobre estas companias deben verse 
Donacieux, Les grandes Compagnies de Commerce, Paris, 1892; Pringsheim, 
Reiträge zur wirthschaftlichen Entwicklungsgeschichte der Vereinigten Nieder- 
lande in den XVIIten und XVIIIten Jahrbunderte (Forschungen de Schmoller), 
Leipzig, 1890; Haring, Trade and navigation between Spain and Indies in the 
times of the Hapsburgs, Harward, 1918; Henry Sée, Les Origines du Capitalis¬ 
me moderne, Paris, 1926. 
Debe ser citado aparte, porque monográficamente informa ampliamente sobre 
todo el sistema, el interesante estudio de Paul Kaeppelin, La Compagnie des 
Indes Orientales et François Martin, Etude sur l'Histoire du Commerce et des 
Etablissements français dans l'Inde sous Louis XIV (1664-1719), Paris, 1908. 
El desastre de los negocios de Law, que tanto contribuvó a apartar del gusto 
colonial a las gentes, pueden sentirse a través incluso de la literatura mâs ame¬ 
na. Véase, por ejemplo, el prefacio de Octave Uzzanne, a los Cuentos, de Pinot 
Duclos, académico e historiador del siglo XVIII, Paris, 1880. 
(7) "En la historia ultramarina—escribió Oliveira Martins—, vasto campo 
en que los caracteres pueden bracear con mayor desembarazo, es donde todas las 
extravagancias y bizarrias del temperamento peninsular se manifiestan libre 
mente. El drama castellano, a la vez cómico y trágico, que embelesa con sus 
afabilidades y espanta con sus terrores, ese drama en el que se entremezclan 
sonrisas, sangre y el acero Ilamado por Lope en una de sus comedias "lengua 
de Toledo, en el que el sacrificio y la devoción, la blasfemia y el cilicio, en suma, 
todas las antitesis y todos los contrastes se rozan y codean en un pandemonium, 
ese drama castellano, decimcs, se representa todos los dias en el dilatado y des¬ 
lumbrante escenario de las Islas Occidentales. Historia de la Civilización Ibé¬ 
rica, Trad. de Albinana y Mompó, página 317, Madrid, "Mundo Latino", 1926. 
Alguna bibliografia sobre los descubrimientos y las cosas de nuestra coloni¬ 
zación puede verse en el libro de Rafael Altamira Historia de Espana y de la Ci¬ 
vilización Espanola, tomo IV, Barcelona, 1911, y en los escritos de Jiménez de 
la Espada y de Labra, que en él se citan. Cada vez son más estimados los libros 
y la documentación sobre la magna empresa. Bástenos mencionar Gonzalo Fer¬ 
nández Oviedo, Historia general y natural de las Indias, edición de la Real Aca¬ 
demia de la Historia, con un estudio previo sobre el autor, por D. José Amador 
de los Rios, cuatro tomos, Madrid, 1851-1855; Fr. Bartolomé de las Casas, His- 
Max-Planck-Institut für 
de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer