Full text: Goicoechea Cosculluela, Antonio: ¬El problema de las limitaciones de la soberanía en el derecho público contemporáneo

20 — 
La idea de la soberania absoluta del Estado, desalojada 
asi del dominio privado mediante la ficción de la persona¬ 
lidad fiscal y del Derecho Internacional por el hecho innega¬ 
ble de la comunidad juridica existente entre los pueblos 
civilizados, se ha refugiado en el Derecho publico interior. 
Acaso en las relaciones de Estado a sûbdito reina el Esta¬ 
do sin posible rival? «Es absoluto su poder de dominación? 
No ciertamente: la soberania, considerada en su conjunto, 
sufre en la vida interior del Estado una limitación de orden 
moral que constituye un obstáculo poderoso opuesto a la libre 
acción de legisladores y gobernantes. La limitación consis¬ 
te en-la fuerza de la opinión y en la posibilidad de que, dic¬ 
tada una orden o una ley, la masa popular la desobedezca 
o la resista. La autoridad, hasta la de un déspota —afirma 
çon acierto Dicey- depende de la buena voluntad de los süb¬ 
ditos, o de gran parte de los sûbditos, en obedecer sus orde¬ 
nes; esta buena voluntad para obedecer será siempre en rea¬ 
lidad limitada... Seria un error suponer que el soberano 
más absoluto que haya jamás existido pueda realmente, 
a su placer, hacer o modificar una ley... La fuerza está siem¬ 
pre en un sentido, del lado de los gobernados; por ello mismo 
el gobierno depende siempre de la opinión.» (6) 
Se trata, como se ve, de algo más positivo e inmediato que 
las limitaciones de orden moral impuestas al órgano de la sobe¬ 
rania por la conciencia individual o por sus opiniones propias, 
muchas veces reflejo del sentir colectivo. La posibilidad 
de que los deseos del soberano se traduzcan en reglas des¬ 
cansa sobre la tácita conformidad de los sûbditos, necesaria 
(6) Desde el punto de vista cientifico, el poder de un Parlamento està estric¬ 
tamente limitado por fuera y por dentro. Por dentro, porque el Parlamento es el 
producto de una cierta condición social, porque ésta es influida por todo lo que in¬ 
fluye en la sociedad; por fuera, porque el poder de imponer leyes depende del ins¬ 
tinto de subordinación, que es también limitado. Si un Parlamento decidiese que 
todos los ninos de ojos azules quedaran condenados a muerte, conservar la vida 
a los ninos de ojos azules seria una cosa ilegal; pero es preciso suponer que los le 
gisladores estaban locos para dejar pasar una ley semejante, y los subditos, idiotas 
para someterse a ella.» Stepbren, Science of Ethici, pág. 143. Citado por Dicey, 
Introduc. à l'étude du Droit Constitutionnel, pág. 74. 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer