Full text: Ruiz Jiménez, Joaquín: Nacionalización y municipalización de servicios colectivos

-51 
mediante el aprovechamiento de los despojos y pieles por el 
propio ganadero. Esperaba de este modo la abundancia del 
articulo en el mercado y su consiguiente abaratamiento. 
Después, en 1912, el Sr. Sánchez de Toca, libre ya de los 
cuidados de la Alcaldia, pero siompre atento a los intereses 
de Madrid y aleccionado por el éxito de aquella su iniciati¬ 
va de la cooperativa eléctrica, merced a la cual la capital de 
Espana tiene el fluido a precio más económico que las demás 
capitales de Europa, ideó la creación de una «cooperativa de 
abasto de carnes», cuyo proyecto presentó al Ayuntamiento, 
pasando a examen de la Comisión correspondiente. Obra del 
Sr. Sänchez de Toca, ocioso es encarecer su valor y su im¬ 
portancia; representa un estudio profundo del asunto bajo 
todos sus aspectos, social y económico, digno de que ol 
Ayuntamiento lo tenga en cuenta como una solución acaso 
feliz del problema. 
Ocupaba yo en esa época, ano 1912, por primera vez, la 
Alcaldia de Madrid, y decidi resueltamente concluir con los 
abusos del Matadero, restituir éste a la autoridad, inspección 
y dirección de la Alcaldia, asegurar la libre concurrencia de 
los ganaderos, abaratar la carne y hacer ejecutiva la supre- 
sión de los abastecedores mandada por la Real orden de 1883. 
negocio de carnes y lo que los abastecedores y tablajeros intentan de¬ 
fender, bastan los siguientes datos: 
Percibe el ganadero por una res vacuna de 200 kilos, al precio de 
144 reales arroba, o sea a 3,13 pesetas el kilo, seiscientas catorce pesetas. 
Téngase en cuenta que este precio fué de los más altos que por las 
reses se pagaron en los ûltimos dias. 
Se paga de impuestos al Municipio, por esta res, 51,75 pesetas 
Y paga el pûblico, por esa misma res, al precio de 5 pesetas y 5,50 pe¬ 
setas el kilo a que venian vendiendo la carne de primera; a 4 y 4,50 la. 
de segunda, y a 2,40 y 2,60 la de tercera, setecientas cuarenta y ocho pe¬ 
setas. 
Tienen además del precio de la carne, los carniceros y abastecedo¬ 
res, por el cuero de una res, cincuenta y cuatro pesetas, y por el despojo, 
cuarenta y cuatro. 
Es decir, que por la res que al ganadero han pagado 614 pesetas, y 
al Ayuntamiento 51,75 pesetas de impuesto, perciben ellos un total de 
ochocientas cuarenta y seis pesetas, o sea que tienen un margen de utili- 
dad en cada res de CIENTO OCHENTA PESETAS Y CÉNTIMOS.» 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer