Full text: Arnáiz Calvo, Marcelino: ¬El espíritu matemático de la filosofía moderna

205 
NOTAS 
(1) Para una exposición completa de estos principios consûl¬ 
Pág. 201. 
tese a BALFOUR STEWART: La conservation de l'energie. F. Alcán. Pa¬ 
ris. 1905. Véase su critica, desde el punto de vista filosófico, en 
D. Nys. Cosmologie. Louvain, 1918. 3.2 edit. pág. 250 y sig. 
(2) Consûltese, a este propósito, la conocida obra de P. DUHEM 
La Theorie physique. (Chevalier et Riviere. Paris. 1906.) págs. 213 
y sig. Duhem, no obstante, parece otorgar a la teoria fisico-mate¬ 
mática una preponderancia sobre la experiencia que los propios 
matemáticos han encontrado excesiva. Asi. v. gr. PIERRE BOUTROUX, 
en su obra L' Ideal scientifique des Mathematiciens, (F. Alcán, Pa¬ 
ris, 1920,) rectifica a Duhem (pág. 239) reconociendo la legitimidad 
de su punto de vista en orden a la ciencia ya hecha, pero no a la 
ciencia por hacer. Verdad es que Boutroux, a su vez, parece tener 
un concepto excesivamente empirico de la propia matemática! 
Pág. 202. 
(1) System der Philosophie. (Engelmann. Leipzig. 1907). I Band, 
pág. 306 y sig.—Véase también su Logik. (Ferdinand Enkel. Stutt¬ 
gart. 1906, 3.4 edic.) I Band. p. 574. «Die Prinzipien der Erfahrung¬ 
erkenntnis», 
Sobre el alcance de la finalidad para la explicación de los fenó¬ 
menos de la Naturaleza y del Espiritu, se consultará ûtilmente la 
reciente obra de RUDOLF EISLER (Mittler und Sohu. Berlin, 1914). 
Der Zweck, seine Bedeutung fiir Natur und Geist. Su tercer capitu- 
lo se halla dedicado al estudio comparativo de la Causalidad 
(eficiente) y la Finalidad. También ha tratado este tema entre 
nosotros, con su competencia habitual, el P. ZACARfAS MARTINEZ 
NÉNEz O. S. A. en su obra La Finalidad en la Ciencia. (Sáenz de Ju- 
bera, hermanos. Madrid. 1907.) 
(2) Véanse, para estos pasajes, la Summa Theolögica, 1-II.ae q. I. 
art. 2 in c. y los Comentarios al I. Post. Analyt. 1. 8., 42, 44. 
(3) En rigor, como observa muy oportunamente el profesor 
Noël, en su obra Le Determinisme (pág. 311), la «finalidad» no se 
opone en modo alguno a la «necesidad» en las cosas; y si se ha 
presentado como opuesta al «determinismo» es por el carâcter 
puramente eficiente de la casualidad que este invoca. 
(4) Véanse sobre todo para nuestro objeto los libros V (art. 2) 
y el VIII (art. 1 y 4). Aristóteles considera tan fundamental la idea 
de finalidad en los seres, que no vacila en calificar de no ser al ser 
accidental, es decir, al ser producido por azar: de ahi que de seme¬ 
jante ser ni siquiera haya ciencia posible. Véase en el libro VI el 
art. 2 y en el libro XI el art. 8. 
...... . .. --.-.- - 
Max-Planck-Institut für 
nia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer