Full text: Arnáiz Calvo, Marcelino: ¬El espíritu matemático de la filosofía moderna

CONTESTACION 
201 
Se dice, —y por mi parte no veo inconveniente en admitirlo¬ 
que todo el fuero de las ciencias naturales se halla dominado por dos 
principios: el de la conservacion de la masa y de la energia y el de 
la trangformacion entre si de las diversas modalidades de esta ener¬ 
gia (1). Pero el principio de la «conservación» no es una ley ni un re¬ 
sumen de leyes: senala sencillamente a la potencialidad natural un li- 
mite cuantitativo, dentro del cual caben matemáticamente infinitas 
orientaciones cualitativas, pero de las que no se dan de echo mas que 
las acusadas por la experiencia y consignadas en las leyes fisicas. En 
cuanto à la supuesta stransformacion» de las modalidades energéti¬ 
cas, aparte de que tampoco implica orientacion alguna determinada. 
todos sabemos que se hace a base de equivalencias—equivalente 
mecanico del calor, equivalente calorico del movimiento—que nin¬ 
gun calculo hubiera sido capaz de descubrir: sôlo la experiencia las 
ha mostrado como valores permanentes en el dinamismo universal. 
Claro està que, una vez descubiertas y sistematizadas estas equi¬ 
valencias—y ahi estriba precisamente la función especial reservada 
à la llamada teoria fisica (2)—permiten al matemático que se decla¬ 
raba incompetente ante las premisas de la induccion, reanudar el 
hilo de sus calculos y descubrir mediante la deducción nuevas re¬ 
laciones que, aplicadas a la realidad, darán por fruto los maravillo¬ 
sos progresos de la técnica industrial. La función del ingeniero ter¬ 
mina de ese modo el ciclo iniciado por el matemático puro, pero 
chubieran sido posibles sus fecundas invenciones sin el germen in¬ 
termedio de la ley fisica, revelada por la experiencia y su racional 
interpretacion mediante el principio metafisico de finaliclad? 
Asi, pues, este principio de finalidad no es, como algunos su¬ 
ponen, una kilusion antropomorfica» o proyección fantástica de las 
humanas intenciones en el seno de la Naturaleza, como tampoco 
prétende ser, desde un punto de vista estrictamente cosmologico. 
rival, ni sustitutivo, ni siquiera complemento del principio de cau¬ 
salidad eficiente, en el sentido de que cada uno de ellos explique 
un lote de los fenômenos, o parte de todos ellos, que se ofrecen 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer