Full text: Silió Cortés, César: Maquiavelo y el maquiavelismo en España

COMENTARIO MINIMO 
Quevedo, en realidad, apenas necesita comentarios. Su doctrina es 
el mejor y más auténtico comentario. Ya he dicho que desde el mo¬ 
mento en que toma en su obra politica fundamental la doctrina de 
Dios como doctrina y el gobierno de Cristo por modelo, camina bien 
seéuro de no descarriarse ni descarriar a los Principes. 
Al hablar de Maquiavelo y del Padre Mariana, dije que sus res¬ 
pectivas doctrinas se repelen; que son mas que distintas, antitéticas 
y absolutamente inconciliables. Pues bien, si cupiese una antitesis 
mavor, esa antitesis estaria representada por Quevedo. 
Astucia, engano, fraude; indiferencia en la pugna de la mentira 
çon la verdad; cuidado cinico de aprovechar lo que aconseje cada 
tiempo y cada circunstancia para el encumbramiento propio; el fin 
justifica los medios, como emblema; eso es maquiavelismo. 
Liamando quevedismo a la doctrina que acaba de exponerse, que¬ 
vedismo politico signisica la imitación de Jesucristo en el gobierno 
de los pueblos. Él dijo de si mismo: Ego sum via, veritas et vita; 
soy camino, verdad y vida. Eso dice Quevedo que deben ser los Prin¬ 
cipes: camino, y no despenadero; verdad, y no mentira; vida, no 
muerte de los pueblos puestos bajo su mandô para que los custodie, 
los defienda y los cuide. 
Que la conducta de Quevedo fué menos pulcra y ajustada a la ley 
de Dios que estos escritos de que acaba de hablarse? Innegable, y ya 
queda reconocido. Un caso más entre los muchos que ponen al descu¬ 
bierto cómo la carne flaca y pecadora se puede divorciar del espiritu 
mås selecto. 
VI 
Saavedra Fajardo 
(1584-1648) 
Saavedra no es sólo contemporáneo, sino rigurosamente coet⬠
neo de Quevedo: sus nacimientos respectivos distan no mâs que cua¬ 
tro anos, y sus fallecimientos, tres. 
Respiraron, por tanto, el mismo ambiente; pero, temperamentos 
50 
Max-Planck-Institut für 
ncias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer