Full text: Silió Cortés, César: Maquiavelo y el maquiavelismo en España

pura y ostentar soberbio el cetro, con el peso del oro, y di¬ 
ficultarse a la vista, remontado en trono desvanecido, y 
atemorizar su habitacion con las amenazas bien armadds 
de su guarda; llamarse Rey y firmarse Rey; mas serlo y 
y merecer serlo, si no imita a Cristo en dar a todos lo que les 
falta, no es posible, Senor. Lo contrario mâs es ofender que 
reinar. Quien os dijere que vos no podéis hacer estos mila¬ 
gros, dar vista y pies, y vida, y salud, y resurrección, y li¬ 
bertad de opresion de malos espiritus, ése os quiere ciego, y 
tullido, y muerto, y enfermo, y poseido de su mal espivitu. 
Verdades que no podéis, Senor, obrar aquellos milagros; 
mas también lo es que podéis imitar sus efectos. Obligado 
estäis a la imitación de Cristo.»................ 
«Pues si no puede ser buen Rey (imitador del verdadero 
Rey de los reyes) elque no diere a los suyos salud, vida, ojos, 
lengua, pies y libertad, qué serà el que les quitare todo esto? 
Serâ, sin duda, mal espiritu, enfermedad, ceguera y muerte.» 
«Lleva el vasallo el peso del Rey a cuestas, como las armas, 
para que le defienda, no para que le hunda. Justo es que re¬ 
compense defendiendo el ser llevado y el ser carga.» 
Como muestra y explicación de la manera que usó Quevedo en la 
composición de su gran obra Politica de Dios, Gobierno de Cristo, 
he transcrito un fragmento de la primera parte y otro de la segunda. 
Por el mismo camino van todos los demás: en el cimiento, hechos y 
palabras de Jesucristo, segûn los Evangelios: sobre el cimiento, la 
derivación lógica de los textos sagrados para el gobierno de los pue- 
blos por los Reyes. 
Oueda anotada la Politica de Dios, Gobierno de Cristo en los 
términos que he creido compatibles con la tarea de hoy. Si algun ejem¬ 
plar de este discurso trasciende del ambito académico y llega a manos 
de algun lector, pienso que bastará lo dicho para que puéda darse 
cuenta de la importancia y del sentido de la gran obra quevediana y 
decidirse a acometer, por si mismo, su lectura reposada y atenta. 
A pocos dejará de haber sido o de ser provechosa; pues, si lo es siem¬ 
pre repasar los Evangelios, ayudarse con la luz que pone Quevedo en 
sus aplicaciones al regimiento de los pueblos dobla el fruto, ademas 
de ser un recreo paladear la prosa castellana de tan esclarecido es- 
critor. 
Max-Planck-Institut für 
ales y Po 
ias Mo 
europäische Rechts
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer