Full text: Minguijón Adrián, Salvador: ¬Los intelectuales ante la ciencia y la sociedad

factores como rasgos particularistas y diferenciales, sino 
como exigencias de toda verdadera cultura, cuya carencia 
no implica tanto un modo de ser como una imperfección. 
No obstante la rica variedad de sus componentes, no 
se pierde en una borrosa indeterminación ni deja de osten¬ 
tar un sentido de coherencia y de lógica. Pese a todas las 
fuerzas de disgregación que la han debilitado profunda¬ 
mente, aspira a un integralismo. Cuando se alzan dos co¬ 
sas antagónicas o que parecen tales, no ve en ese antagonis¬ 
mo una posición en que descansar, sino un problema a rê¬ 
solver. 
Esta cultura, que es la nuestra, considerada en sus esencias 
ideales, es omnilateral y hace referencia a todos los valorès 
legitimos. Pero la cultura real, es decir, realizada, históri¬ 
ca, vivida, no alcanza esa perfección, está referida à un 
tiempo, a un estado social, a un tipo colectivo. En este se 
tido habrá que medirla verticalmente, por su profundidad 
histórica, y habrá que apreciar el grado de vitalización y 
de impregnación que han alcanzado las esencias civilizado¬ 
ras sobre las sociedades y los individuos. En este segundo 
sentido cabe hablar de escollos, de degeneraciones y de pe¬ 
ligros para la cultura occidental. 
La civilización moderna fué dominada por el maquinis¬ 
mo. En vez de servirse de la máquina para acrecer el sénô¬ 
rio del espiritu sobre la materia, tomó del maquinismo el 
ruido, la velocidad sin objeto, el anhelo de lo inmediato, 
la carencia de finalidades sustanciales, la aniquilación de 
las amplias perspectivas. La mecanización nos encierra en 
el instantismo aturdido y estéril, y asi disminuye no sólo 
la facultad de crear, sino también la facultad de com¬ 
prender. 
El maquinismo ha sustituido a una civilización de ca- 
lidad una civilización de cantidad. La técnica es domimo 
de la materia por el espiritu. Pero la materia, un momen¬ 
to veiicida, se desquita y trata de sujetar nuevamente a 
espiritu. 
La civilización moderna ha perdido el control sobre si 
misma. De sus invenciones no ha sabido usar sin abusar 
Hoy no poseemos las cosas. Ellas nos poseen. Un descu¬ 
-1- 
— 89 — 
Max-Planck-Institut für 
Ciencias Morales y Politicas 
päische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer