Full text: Minguijón Adrián, Salvador: ¬Los intelectuales ante la ciencia y la sociedad

— 
Senores Académicos: 
El nuevo Académico ha comenzado esta tarde acercando su 
corazón a ésa lápida, en la que la Academia ha grabado el nom¬ 
bre de sus mártires, y bajo el de Alvaro Lópéz Nûnez, al que 
sucede, ha depositado flores de recuerdo, que son comô un salmo 
rebosante de elogios en su honor, y como una elegia triste, eco 
del dolor que por su muerte trágica todos hemos sentido. No 
hace muchos dias que nuestro Presidente, con esa elocuencia 
suya, de tan elegante corrección, de palabrà tan dócil, justa y 
luciente, de gesto tan de tribuno, nos cantaba un himno arreba¬ 
tado al companero desaparecido en la vorâgine de la revolución. 
Permitidme a mi también el dejar caer hoy de mi alma entris¬ 
tecida la modesta flor de un recuerdo, al que quisiera dar el 
valor de lágrimas y de plegarias. 
Pensad que durante más de treinta anos lo tuve junto a mi 
en la defensa, no siempre cómoda, del mismo ideal; en que hom¬ 
bro junto a hombro trabajamos juntos en no pocas instituciones 
sociales, pûblicas o privadas; en que el afecto mutuo y la co¬ 
munidad ideológica nos hacia transvasar fâcilmente, a sus ini¬ 
ciativas, la colaboración de mi limitado entendimiento, y a mis 
empresas de orden social la colaboración de su clara inteligen¬ 
cia: que él fué el que me apadrinó aqui, al ingresar, hace vein¬ 
te anos, en esta Academia, y que, en fin, en esa ocasión y en 
otras vârias, para mi de dulce recuerdo, volcó sobre mi frente à 
brazadas, bondadosamente, con una generosidad ingeniosa y mâs 
que pródiga despilfarradora, flores de plâcemes y elogios, que hu¬ 
bieran sido bastantes para hacerme perder la cabeza, si no les 
hubiera faltado el quid secreto de su fuerza, el de ser mérecidos 
justos. 
Aun recuerdo con emoción las severas palabras con que ter¬ 
minó la ultima conferencia social que pronunció en su vida. Fué 
en defensa de una teoria audaz, que encontró entonces airados 
contradictores, y que ahora el nuevo Estado, con acierto, ha con¬ 
sagrado como un principio y como una consigna en su magnifico 
101 - 
Max-Planck-Institut für 
mia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschicht
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer