Full text: García Valdecasas García Valdecasas, Alfonso: ¬Las creencias sociales y el derecho

Como el derecho tiende a perseverar en su ser, la regulación ma¬ 
triarcal, donde existia, pudo sobrevivir por lo pronto (un dilatado por 
lo pronto) a la difusión del conocimiento de la participación del varón 
en la procreación; del mismo modo que sobreviven hoy formas juri¬ 
dicas patriarcales ante creencias que las rechazan. El estallido del con¬ 
flicto y el implacable triunfo del derecho nuevo estan recogidos en la 
leyenda de Orestes, que dió tema a los tres grandes trágicos griegos. 
Orestes, hijo de Agamenón y Clitemnestra, venga la muerte de su pa¬ 
dre, asesinado por ella, matándola a su vez. Con arreglo al derecho 
antiguo no cabia mayor crimen: Orestes mata al ser hacia quien tenia 
los supremos deberes, y ello para vengar la muerte de quien en dere¬ 
cho era para él un extranno. Defendido por Febo, el dios solar, encar¬ 
nación del principio varonil, Orestes es absuelto. En la tragedia de 
Esquilo el coro exclama: "jAy, dioses nuevos, habéis pisoteado las 
antiguas leyes!" (4). 
Para nosotros el crimen de Orestes sigue siendo espantoso. Y aun¬ 
que Clitemnestra merecia castigo, pensamos que no era su propio hijo 
el llamado a ejecutarlo.  Diremos que nuestra sensibilidad moral es 
mas alta? Me gustaria poderlo decir; pero el mundo contemporáneo 
ha visto demasiadas horrendas crueldades para conformarnos con tan 
superficial y complacida explicación. La verdad es otra: sencillamente, 
que nuestros conocimientos "cientificos" sobre la maternidad son 
diferentes que los que Orestes tenia. Nuestra conjetura es que cuan¬ 
do el varón descubre su función de progenitor llega a pensar que sólo 
él importa y que la madre, como la tierra —la tierra madre— no es 
mas que el regazo donde cae la semilla Ilamada a crecer y desarrollar¬ 
se. En semejante creencia el vinculo con el padre toma prelación ab¬ 
soluta. Desde ella hay que enjuiciar la conducta de Orestes. Se diria 
que partiendo de un hallazgo real, el hecho del papel del varón, se fra¬ 
gua una ideologia que vendrá a reforzar la prepotencia social adqui¬ 
rida por el grupo varonil: los dioses nuevos traen, en efecto, un nue¬ 
vo derecho que se mantendrá tenaz siglos y siglos. 
Nuestra conjetura puede parecer arbitraria. Pero recuérdese que 
todavia en pueblos de otro nivel de cultura subsisten hoy creencias 
no muy distintas de aquellas con que los dioses nuevos se enfrenta¬ 
ron. Baste mencionar los estudios de Malinowski sobre las creencias 
vigentes hoy en pueblos como los de las islas Trobriand. Para ellos el 
hijo es hechura exclusiva de la madre. La participación del varón, no 
I 3 
Max-Planck-Institut für 
de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer