Full text: Jorro Miranda, José: Orientaciones pedagógicas

El otro aspecto de afán colectivo a que he aludido 
es el denominado, como dije, movimiento de la juventud' 
problema palpitante desde hace algunos anos, porque si 
bien en todo tiempo hubo manifestaciones politicas y so¬ 
ciales de analogo carâcter, en ningun caso se llegó al sen¬ 
tido de fuerza de ahora, ofreciéndose en Espana sobre el 
particular realidades merecedoras de consideracion y de 
estudio. 
La cuestión no es nueva, lo mismo en cuanto se refiere 
al examen de las cualidades del hombre joven que a la 
acción y eficacia de las organizaciones juveniles. 
No es procedente reproducir aqui los versos de Hora¬ 
rio en la epistola ad Pisones, que a la juventud se refieren. 
por cuanto aludian a un estado social y a unas realida¬ 
des de vida politica completamente distintas de las actua¬ 
les. Yendo a tiempos posteriores, parece oportuno recordar 
El discreto, de Baltasar Gracián, libro merecedor de que de 
sus páginas se obtuviera y publicase un sistema de reglas 
prácticas para educadores. Gracián agudiza el concepto y 
afina la frase. "No conduce la naturaleza, aunque tan pró¬ 
vida, sus obras a la perfección el primer dia, ni tampoco 
la industriosa arte; vanlas cada dia adelantando, hasta dar¬ 
les su cumplimiento. Asi es que todos los principios de 
las cosas son pequennos, aun de las muy grandes, y vase 
poco a poco llegando al mucho mucho del perfecto ser. Las 
cosas que presto llegan a su perfección, valen poco y du¬ 
ran menos; una flor presto es hecha y presto deshecha; más 
un diamante que tardo en formarse apela para eterno. Gran 
medico es el tiempo, por lo viejo y por lo experimentado. 
El solo puede curar a uno de mozo, que verdaderamente es 
achaque. En la mayor edad son ya mayores y mas levan¬ 
tados los pensamientos, reálzase el gusto, purificase el in¬ 
genio, sazónase el juicio, deséase la voluntad y al fin el 
hombre hecho, varón en su punto, es agradable y aun ape¬ 
técible al comercio de los entendidos. Conforta con sus 
consejos, calienta con su eficacia, deleita con su discurso 
y todo él huele a una muy viril generosidad. Hâcese un 
general a costa de su sangre y de la ajena; un orador, des¬ 
pués de mucho estudio y ejercicio; hasta un médico, que 
Max-Planck-Insti 
olitica 
europäis
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer