Full text: Jorro Miranda, José: Orientaciones pedagógicas

cedente ni recomendablé la pretensión de desalojar al 
hombre de funciones derivadas de su propia naturaleza, 
surgiendo de aqui la obligacion para la mujer de proceder 
conforme a sus peculiares caracteristicas. 
Es indudable que la distinción anatómica y 
funcio¬ 
nal que media entre ambos sexos diversifica las corres¬ 
pondientes aptitudes para la lucha con el medio. El sis¬ 
tema oseo y muscular de la mujer es poco apropiado 
para todo impulso motor enérgico y continuado y para 
la resistencia pasiva prolongada que exige el trabajo 
fisico, y la especial constitución nerviosa de la mujer la 
hace infinitamente apta para los estimulos sensitivos y emo¬ 
cionantes tan propios de la maternidad, resultando, en cam¬ 
bio, poco dispuesta, en el promedio de los casos, para la la¬ 
bor mental abstracta y creadora. 
El Dr. Marannon, en su estudio titulado Sexo y trabajo, 
en el que desarrolla puntos de vista en los que se basan 
las precedentes consideraciones, hace también, a este pro¬ 
posito, las que paso a transcribir: "Hay una categoria de 
mujères, mucho mas considerable de lo que suele creerse, 
que aspiran a una actuación masculina por la razón de que 
son capaces de llevarla a cabo con todo rigor fisiologico. 
Son mujeres de feminidad debilitada mezclada con elemen¬ 
tos varoniles evidentes, y este bisexualismo inicial, que 
muchas vêces se reduce a la esfera del espiritu, en otras 
ocasiones trasciende a la misma anatomia, apreciandose 
entonces claramente en el porte externo de la mujer, en 
sus movimientos, en la voz, en la forma del tejido adipo¬ 
so, etc., esa cierta ambigüedad sexual, compatible desde 
luego con una normalidad social estricta. Las grandes mu¬ 
jeres orgullo de su sexo que los feministas nos citan en 
todos sus escritos y discursos, las que han emulado y a 
veces superado a los hombres de su tiempo por el vigor 
y fecundidad de su actuacion social, artistica o cientifica. 
han sido siempre a los ojos del fisiólogo mujeres alejadas 
del centro de feminidad. 
No me incumbe ahora debatir acerca de estos extre¬ 
mos; mas no cabe duda de que el destino de la mujer autén¬ 
tica es ser creadora por las almas y en las almas, como la 
Max-Planck-Institut 
2SMC 
olitica 
europäische Rechts.
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer