Full text: Ventosa Calvell, Juan: ¬La permanencia de las leyes económicas

jo, de la moneda. Podria enumerar otros principios. Podria 
referirme a los factores esenciales de la producción: traba¬ 
jo, capital, tierra. Podria examinar la subsistencia de institu¬ 
ciones, como la propiedad, la herencia, que permanecen a 
través de los siglos adaptándose a las mudables circunstan¬ 
cias de los tiempos. Pero mi discurso seria interminable. 
He querido presentar, frente al afán iconoclasta, el res¬ 
peto a instituciones y principios consagrados por los siglos; 
frente al espiritu revolucionario, que alza sus propias con¬ 
cepciones contra principios y leyes económicos que preten¬ 
de en su necio orgullo haber superado, el espiritu evolutivo 
que proclamando la permanencia de las leyes económicas 
fundamentales, las adapta a las mudables circunstancias de 
la historia. 
No pretendo el retorno al régimen anterior. 
En relación con ello, me interesa aclarar un concepto 
para evitar que pueda atribuirse a mis palabras un espiritu 
y un sentido distintos del que realmente tiénen. 
Yo no pretendo que la solución de nuestros problemas 
esté en el retorno puro y simple al régimen anterior a la que 
rra. No me sumo ciertamente a los que tachan de estupido 
y abyecto el siglo XIX, comprendiendo en él los primeros 
annos del siglo XX, porque con todas sus imperfecciones, des¬ 
viaciones y miserias, creo que representa uno de los perio¬ 
dos en que la inteligencia del hombre ha brillado con mayor 
esplendor, en que el instinto de sociabilidad entre los pue 
blos se ha manifestado de modo mâs general, en que la per¬ 
sona humana ha obtenido mayores garantias de libertad y 
de justicia, en que la humanidad ha alcanzado un mayor 
grado de prosperidad y bienestar. Es evidente que, con to¬ 
das sus lacras y todas sus imperfecciones, no se le puede 
oponer, como régimen mâs ajustado a las normas de la per 
fección humana y a los mandamientos de Dios, la época te¬ 
rrible y dolorosa que va desde 1914 hasta nuestros dias, en 
que la humanidad ha sufrido los horrores de dos guerras 
Max-Planck-Institut für 
es y Politicas 
europäische Rei 
jeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer