Full text: Ventosa Calvell, Juan: ¬La permanencia de las leyes económicas

desequilibrio entre los productos intervenidos y los no inter¬ 
venidos, aumenta indefinidamente el volumen de los depósi¬ 
tos de mercancias adquiridas cuya realización constituye una 
amenaza latente para el mercado, y como consecuencia de 
ello, prolonga y agrava las crisis que pretende remediar. 
Pueden citarse multitud de ejemplos. En los Estados Uni¬ 
dos y en el Canadá, las desgraciadas experiencias realiza¬ 
das con el auxilio del Estado, para mantener el precio de 
trigo. En el Brasil, la formación de stocks de café, que 
aparte de provocar deudas enormes, exigió la destrucción 
de gran parte de los depósitos que, por su masa ingente, era 
imposible liquidar. Y bueno será observar que esa destruc¬ 
ción de mercancias que a menudo se presenta como una ma¬ 
nifestación escandalosa de las taras del régimen de liber¬ 
tad económica, no es, en realidad, consecuencia de él, sino 
precisamente de su derogación por una intervención estatal, 
encaminada a valorizar artificialmente un producto alteran¬ 
do el libre juego de las leyes económicas. Con una conse¬ 
cuencia inevitable: que esta intervención inicia un caminc 
extremadamente peligroso. La regulación estatal de los pre¬ 
cios determina fatalmente una intervención en la produc¬ 
ciòn, que, a su vez, provoca una intervención en la distribu¬ 
ción de los productos. La fijación de un precio maximo pro¬ 
voca un incremento en la producción de otros articulos no 
intervenidos. La fijación de un precio minimo estimula -e 
aumento desmesurado del producto que se pretende valori¬ 
zar. Con lo cual se llega a la conclusión de que, para consé¬ 
guir una intervención eficaz, seria indispensable llegar a un 
sistema de intervención generalizada, que es la antesala de 
un régimen colectivista. 
Nuestro régimen económico tiene como regulador insus¬ 
tituible la formación de precios con arreglo al principio de 
libre concurrencia, que no puede ser reemplazado por la ac 
ción coactiva del Estado sin destruir el fundamento mismo 
de todo el edificio. Y aun hay que agregar que toda la evo¬ 
lución económica—salarios, intereses, arrendamientos, etc. 
viene dominada por los movimientos generales de precios, a 
los que el Estado, como agente económico, tiene que adap¬ 
tarse, sin que puéda pensar en dominarlos. 
Max-Planck-Institut für 
Real A 
orales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer