Full text: Viñas Mey, Carmelo: ¬El pensamiento filosofico aleman y los origenes de la sociologia

El pensamiento filosófico alemán y los origenes de la Sociologia 
125 
justificada teoréticamente y una naturaleza justificada prâcticamente, que 
es la historia. Esta aparece, en efecto, como la justificación de la natura 
leza: de la causalidad final perseguida por la naturaleza respecto a la 
humanidad, pues sabemos ya-y vamos a ocuparnos en seguida amplia¬ 
mente de ello—que la naturaleza quiere—es su secreto designioque la 
humanidad cumpla su destino mediante el desarrollo de sus disposicio 
nes originarias 
Asi, naturaleza, espiritu, historia se subsumen en el monismo idea 
lista. Otra dualidad esencial en la esfera de la sociologia, la dualidad 
hombre-sociedad, insita en el monismo idealista vigente, y singularmen 
te en el monismo moral kantiano, se resuelve asimismo en una superior 
unidad: la de la humanidad como integración y destino del hombre, 
concepción que surge como exigencia dialéctica indeclinable de toda la 
construcción de Kant. 
La concepción kantiana del mundo y la del progreso desembocan 
y se apoyan en la de la humanidad, y constituyen las tres piedras an 
gulares de la que Ilamariamos la sociologia kantiana. 
La humanidad, segûn ya vimos, es el órgano de autorrealización de 
la conciencia moral del hombre y su despliegue en la historia bajo las 
dos coordenadas del progreso y el deber. «Ignoramos—dice Kant—si 
en otros planetas el individuo puede lograr integramente su destino. En 
el nuestro, sólo puede alcanzarlo la especie, no el individuo, y este he 
cho es el que determina la singular posición que el individuo tiene ante 
la humanidad y a su servicio. Kant ve siempre los grandes progresos es 
pirituales sujetos a la acción de fuerzas contrapuestas, consecuencia de 
la oposición de principios antagónicos de los que surgen en ultimo tér 
mino armonias y resultantes que son soluciones para sus doctrinas. 
La ilimitación del destino del hombre, el progreso indefinido choca 
con la cortedad de la vidad mortal; la parvedad de su equipamiente 
biológico con el horizonte sin contorno ni limites de las posibilidades 
infinitas de su razón; la propensión a la animalidad, que incita al he 
donismo biologico, con la grandeza sin término del imperativo moral; 
el germen de discordia depositado en la naturaleza humana, con la idea 
de concordia como fin suyo. Todas estas contraposiciones se resuelven 
en la humanidad, o dicho de otro modo, tal juego de fuerzas, de va¬ 
lores y contravalores es parte integrante del plan de la naturaleza. La 
naturaleza, o sea la Providencia, la Sabiduria inexcrutable, quiere que 
el ilimitado destino del hombre se realice en y por medio de la huma 
nidad, que los noumenos menores, si se nos permite la metáfora, se 
realicen totalmente en la humanidad-noumeno. El juego dinâmico de 
fuerzas contrapuestas es medio instrumental de tal realización, en fun 
ción de la inmortalidad de la especie humana y su despliegue vital. La 
concepción mecanicista en su versión idealistica se suma en Kant a la 
concepción historicista en su versión biológico-espiritualista de la espe 
cie, para echar las bases de la concepción antroposociológica de la hu¬ 
Max-Planck-Institut fü 
prales y Politicas 
Real Acader 
sgeschichte 
europäische
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer