Full text: Paret Guasp, Lorenzo Víctor: ¬El equilibrio economico y el progreso social

para prolongarlos. La necesidad de asegurar el reembolso impone 
la demanda de garantias. Mientras éstas son pignoraticias o hipo¬ 
tecarias su prestación está al alcance de todo el que las posea, y el 
Banco no se preocupa del destino de los créditos concedidos, los 
cuales, por tanto, pueden ser indistintamente aplicados a la pro¬ 
ducción, al consumo o a la especulación comercial o bursâtil; so¬ 
lamente cuando se alcanzan los limites marcados por la doctrina se 
practica cierta selección de las operaciones. Pero en el caso de que 
las garantias sean personales, sólo pueden ofrecerlas las grandes 
Empresas, en las cuales el Banco prestador establece un control 
mediante un consejero, que sirve de vinculo entre el Banco y la 
Empresa financiada. 
Por otra parte, los Bancos no emplean totalmente los fondos 
ajenos en préstamos y créditos, sino también en adquirir valores 
para su propia cartera; de suerte que, utilizando los fondos aje¬ 
nos, a los que abonan muy reducido interés, o, en realidad, crean¬ 
do dinero por el importe de esos fondos, obtienen beneficios que 
no pueden obtener quienes no poseen esa facultad de creación,y 
adquieren un poder económico, merced al cual se hallan en con- 
diciones de intervenir en las grandes Empresas, entre las cuales y la 
Banca se instituye una comunidad de intereses que coopera a la 
concentración del capital no sólo en las Empresas y en los Bancos, 
sino también en las personas que representan los intereses comu- 
nes de aquéllas y éstos. 
Al asentir a la doctrina segûn la cual sus operaciones de prés¬ 
tamo y crédito sólo suponen movilización de fondos ajenos para- 
dos, no creación de dinero, y acomodar a ella su actuación, la Ban¬ 
ca, ofuscada por las ventajas económicas que asi obtiene, no percibe 
que practica una politica antieconómica, antisocial y suicida. Es 
antieconómica porque limita la concesión de crédito segûn el vo¬ 
lumen de los fondos ajenos, el cual no es indicio de las necesidades 
de una producción expansiva, lo otorga sin más criterio selectivo 
que las garantias de reembolso y crea dinero en provecho propio 
para adquirir valores. Es antisocial porque, por las condiciones en 
que presta, favorece la concentración del capital, en lugar de pro¬ 
mover su difusión. Es suicida porque aquellas ventajas y el poder 
económico merced a ellas adquirido son tan notorios que le crean 
un denso ambiente hostil. A formarlo, contribuyen no sólo quienes. 
Max-Planck-Institut für 
ales y Politicas 
europäische Re 
chtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer