Full text: Paret Guasp, Lorenzo Víctor: ¬El equilibrio economico y el progreso social

57 
so la mas cuantiosa, se destina a un consumo futuro en plazo pre 
determinado o no —costear la educación de los hijos, comprar bie 
nes de menaje o de trabajo doméstico— y otra parte, a reserva para 
contingencias. Es exactamente la misma inversión que dan las 
Empresas industriales —cuya aportación al incremento del capi 
tal es, con mucho, la más importante— a los fondos que acumu¬ 
lan para renovación o ampliación de su utilaje, para regulariza- 
ción de dividendos y para imprevistos. Y, como observa el profe¬ 
sor Pigou (28), hay razón para creer que el producto marginal neto 
de recursos invertidos en los pobres y en sus hijos es mayor que el 
de los invertidos en máquinas; de suerte que una libra adicional 
gastada en hacer obreros más eficientes da, en definitiva, mayor 
rendimiento que invertida en construir máquinas de mayor efi¬ 
ciencia. 
Si, no obstante la trascendencia, evidentemente bienhechora de 
los indicados efectos económico sociales, se estimara todavia que 
no son bastante compensatorios de las calamitosas consecuencias 
que se atribuye a la restricción en la creación de nuevos capitales. 
la critica debiera ser constructiva y, en lugar de proclamar desde 
luego la intangibilidad del sistema existente, esforzarse, mediante 
el más hondo examen de la cuestión en encontrar la manera de fa¬ 
vorecer al logro de aquellos efectos, armonizándolo con el fomen¬ 
to de la formación de ahorros. 
De que la armonización de los requerimientos económicos con 
los sociales es posible, hay ejemplos orientadores y sugeridos 
precisamente por temores semejantes, si bien mas justificados 
porque tienen un fundamento experimental. Me refiero concre 
tamente a la distribución de la tierra. Se juzga —y creo que 
con razón— que la creación de una numerosa clase de cultivado¬ 
res propietarios es un eficaz medio de cooperar a la instauracion 
de la estabilidad social; pero se presume —acaso también con ra 
zón— que la división de las grandes propiedades en pequenas par 
celas familiares puede ocasionar decrecimiento de la produccion. 
Sin embargo, no por ese recelo se rechaza la reforma, sino que se 
indaga el medio de evitar tal efecto, y se encuentra la solución en 
la ordenación de los cultivos de las parcelas segûn unidades agro¬ 
(28) Wealth and Welfare. Londres, 1912. Pág. 355. 
Max-Planck-Institut für 
7 Read Academia de Ciencias Morales y Polticas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer