Full text: Diego Carro, Venancio: Derechos y deberes del hombre

pios y doctrina. Para desbrozar el camino adelantemos estos dos 
postulados fundamentales, que deben servirnos de base. 
Primero: Los Derechos y Deberes naturales del Hombre le 
acompanan siempre, en cualquier situación que se encuentre, den¬ 
tro de la Sociedad nacional y dentro de la Sociedad universal, por 
lo mismo que son naturales e inherentes a la persona humana. 
Segundo: Siendo el Hombre naturalmente social, es, por natu¬ 
raleza, miembro de la Sociedad Universal, a la cual pertenecióy 
pertenece primariamente, pues no se desliga de ella, a pesar de 
todas las divisiones, existentes y posibles, en pueblos y Naciones 
distintas. La división en Naciones es de Derecho de Gentes, que no 
anula, ni puede anular lo natural. Aqui, como en el Derecho de 
propiedad, se impuso la división en aras de la paz, del orden 
del mejor y más fácil gobierno de los pueblos, que al multiplicarse 
no podian ser regidos por una sola autoridad. A estas causas ge¬ 
nerales se han agregado las causas geográficas, históricas y politicas 
para determinar la existencia y los limites de las Naciones hoy 
existentes. 
Que la sociabilidad universal es algo natural, anterior y supe¬ 
rior a la división de la Humanidad en Naciones diversas, se infiere 
de la misma naturaleza del Hombre. Nos impone ésta, ciertamen 
te, la convivencia en sociedad; pero no creemos que nadie se atre¬ 
va a defender que es igualmente necesario el ser espanol, inglés 
o turco. Por naturaleza somos miembros de la Humanidad, sin 
posibles renuncias; pertenecemos a una Nación porque Dios y nues¬ 
tra madre quisieron viniésemos a este mundo en un lugar deter 
minado de la tierra, pero podemos cambiar de nacionalidad. Es 
lo que nos ensenan los Teólogos. Recordando Domingo de Soto 
la narración del Génesis y las primeras divisiones hechas por el 
hombre, acaba escribiendo: "Ex quo fit non solum divisionem in 
genere, verum et quae istae nationes hanc regionem possideant, et 
aliae aliam, esse de lure Gentium" (84). Por su parte Domingo 
Bänez nos regala esta conclusión: "Iure positivo humano introduc 
ta est iurisdictionum et rerum divisio: lure Gentium in communi: 
lure autem civili in particulari". Es decir, por Derecho de Gentes 
se ha establecido entre los Hombres que “iurisdictiones et res non 
sint communes omnibus", pues de otro modo, supuesta la condición 
(84) Domingo de Soto, De lustitia et lure, lib. IV, q. 3, art. 1. 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer