Full text: Diego Carro, Venancio: Derechos y deberes del hombre

84 — 
denado en Paris y Constanza es el ejecutado antes de ser depuesto 
por la Nación, y el realizado por el espontáneo rebelde, sin perso¬ 
nalidad, ni representación alguna (81), advierten los Teólogos. 
En una palabra, nuestros grandes Teólogos-juristas estaban tan 
lejos del anarquismo como de la tirania, venga de donde viniere. 
Aunque escritores del siglo XVI, cuando Europa estaba gobernada 
por Reyes, no se les ocultaba que la tirania puede venir también 
a través de las masas y a través de las formas de gobierno llama¬ 
das democrâticas, campo abonado para las revueltas y para la ley 
del más fuerte, y del más adulador de las pasiones del hombre 
masa. "Ubi sunt plures dominantes, escribe Vitoria, plures sunt 
qui potestatem ambiant; et necesse est ut seditionibus et dissensio¬ 
nibus Reipublicae saepe laborent propter diversas sententias" (82). 
Lo que jamás hubieran hecho nuestros grandes Teólogos-juristas 
es condenar la rebelión de un pueblo digno, que no se resigna a 
perecer, con todas sus libertades, bajo el yugo del terror marxista, 
buen aliado de la masoneria, cuando se trata de aniquilar todos 
los valores del espiritu y de la Iglesia católica. "Illi vere qui bonum 
commune defendunt, resistiendo a los tiranos y rebelándose con¬ 
tra ellos, non sunt dicendi seditiosi", dijo ya Santo Tomás, (2-2, 
q. 42, art. 2), sino legitimos defensores de la Patria y de sus Derechos 
y Libertades. Es lo que aconteció en nuestra guerra de liberación, en 
nuestra Cruzada contra el yugo marxista. A pesar de esto, todos sa¬ 
bemos que no nos faltaron enemigos exteriores, incluso entre algunos 
que se decian católicos, principalmente franceses.  Quienes hablando 
siempre de libertad, carecen de ella para lo bueno; quienes no sa¬ 
ben ordenar su casa, gustan de entrometerse en la ajena..., preten¬ 
dian también entonces dar lecciones de Teologia y de Derecho a 
la Nación que siempre fué Maestra en estas materias!... Entonces 
y ahora, en defensa de Espanna y de la verdad, no dudamos en es¬ 
sucurrat: sin vero, illa potest in ipsum coarmari"... "Si vero tyrannide invasam 
Rempublicam obtinuit, neque unquam ipsa consensit, tunc quisque lus habet 
ipsum extinguendi: nam vim vi repellere licet: et quandiu ille Rempublicam 
sic obtinet, perpetuum gerit in ipsam bellum... At vere etsi forsam rigore Iuris 
hoc liceat, non tamen consilium est semper, nisi ubi Respublica nulla alia pa¬ 
tente via, tum in extrema sit necessitate, tum praecipue in promptu habeat, 
ut illo extincto liberetur: quia alias huiusmodi interfectiones non solent pros- 
peres habere successus". 
(81) Vitoria, In 2-2, q. 64, art. 3; Bánez, De lure et lustitia q. 64 art. 3; 
E. Bullón, El Concepto de la soberania en la Escuela juridica Espanola del 
siglo XVI, p. 152-172. 
(82) Vitoria, Relect de potestate civili, n. 11, p. 190. 
Max-Planck-Institut für 
Real Academia de Ciencias Morales y Politicas 
uropäische 
chtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer