Full text: Suarez de Tangíl y de Angulo, Fernando: ¬Las obras publicas en España y los gobiernos de autoridad

24 
sobre todo de la responsabilidad que acrece con los annos y 
la elevación de los cargos. No; no he podido sobreponer 
me a esta obsesión que sobre mi pesa desde que juré el car¬ 
go de Ministro del Gobierno de Espana, de que quizá, por 
haberlo alcanzado con retraso en épocas anteriores de mi 
vida politica, hubiera rendido trabajo más eficaz y util 
para el bien de mi Patria, o que por esa misma causa y el 
imperativo del tiempo, tengo que darme mâs prisa que los 
demás y no dedicar sino a ella todos mis pensamientos y 
desvelos. 
Hicelo asi e intento cumplir con la Academia y con 
vosotros, sin distraer mi atención de la disciplina que me 
estâ encomendada, y se inició este discurso en una brevisi¬ 
ma vacación, viendo salir el sol en las playas mediterr⬠
neas de la bellisima ciudad de Alicante, a la que al mismo 
tiempo ayudaba a resolver sus problemas, y se cerrò en otra 
leve y fugaz estancia en Villagarcia de Arosa, de cara al 
Océano Atlántico, en su maravillosa bahia, una de las 
cinco huellas de la mano de Dios sobre la tierra, al des¬ 
cansar de su obra, y en la que contemplo desde el "Fe¬ 
rrazo una de las maravillosas puestas de sol, que impo¬ 
nen el Angelus en los labios de los hombres como oración 
de alabanza y de gloria a Dios. jEs el azar, que principio 
y fin de este trabajo tuvieran como cuna y lecho ultimo 
el nacimiento y la muerte del astro rey, casi en la misma 
dirección opuesta de nuestra peninsula? Lo creo mås un 
simbolo venturoso, porque mientras contemplo uno y otro, 
mi corazón està con todas las tierras que entre uno y otro, 
a derecha e izquierda y unidas en un apretado haz, forman 
el solar de la gran Patria espanola, "luz de herejes, mar¬ 
tillo de Trento, semillero de naciones, continentes y len¬ 
gua , que decia Menéndez Pelayo, lo más constantemen¬ 
te fascinador y atrayente de la Historia Universal de los 
pueblos en todas sus épocas. 
Si nuestros clásicos del siglo XVI pedian perdón a su 
auditorio, y el gran Lope de Vega en su "Moza de Cánta- 
ro se disculpaba con ser más de ciento las que habia es¬ 
crito antes de aquella, iqué no habré de hacer yo para tra- 
Max-Planck-Institut fü 
Real 
Morales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer