Full text: Torres Martínez, Manuel de: Teoria y práctica en la politica económica

aquellos casos en que los hechos efectivamente observados y de¬ 
bidamente medidos por el economista completan el cuadro real 
de la vida económica, tal como realmente se dan en la atmós¬ 
fera densa y oscura de las realidades económicas, caracteristi- 
cas de nuestras sociedades y de nuestros tiempos! Verdadera¬ 
mente estamos muy lejos de la bonachona economia de los pa¬ 
sados tiempos. Ahora necesitamos economistas de otra enver¬ 
gadura, que no serian los lectores y admiradores de Say y de 
Bastiat. 
Cuanto mås se van avanzando las påginas que ahora analizo 
y comento, más y mejor se va comprobando un hecho sobre el 
que ya he llamado repetidas veces la atención: la continuidad 
del pensamiento de Torres, que pasa por incrementos diferen- 
ciales de la Teoria de la politica social, que publicó hace cerca 
de cinco anos, a esta Teoria y prâctica en la politica económica, 
con la que entra ahora en nuestra Academia. La estructura y las 
caracteristicas de la función quedan clara y perfectamente de- 
finidas. El dato que aporta una comprobación segura y feha¬ 
ciente es la aparición, muy pocas páginas más adelante, de unos. 
cuadros esquemâticos tipicos de la técnica de trabajo y de la 
mentalidad de Torres, y que son, simultáneamente, parte inte- 
grante y esencial del libro de finales de 1949, y de éste con el 
que empieza 1954. La construcción metódica y detallada de esos 
cuadros, tanto como su contenido esencial, son prueba plenisi- 
ma de que entre uno y otro libro el avance de la cantidad varia¬ 
ble entre dos valores contiguos es menor que e 
Y yo no creo, senores académicos, que ni el sentimiento, ni 
el afán del cumplimiento del deber, ni el deleite espiritual que 
produce la meditación del discurso que contesto puedan excu¬ 
sarme de fatigar vuestra atención indebida y abusivamente, se- 
parando el tiempo en el que oiamos al senor Torres de aquel 
otro en que ya podéis leer y meditar el discurso que provocó 
nuestra avidez por conocerlo a fondo. Lo que hay en él podéis 
conocerlo a fondo sin necesidad de cicerone pedante y entrome¬ 
tido. Por eso voy a apresurar el final llegando ya a él sin citas 
ni comentarios, sino simplemente abordando la contemplación 
del cuadro final que nos ofrece el discurso que estoy contes¬ 
tando. 
La visión final del discurso del senor Torres me brinda al- 
gunos puntos destacados sobre los que tiende a concentrarse mi 
Max-Planck-Institut für 
les y Politicas 
päische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer