Full text: Olariaga Pujana, Luis: ¬La orientación de la politica social

54 
también para desarraigar de la actual psicologia humana el reper¬ 
torio de motivaciones egoistas, de propensiones a la insolidaridad 
y de ambiciones de poseer cosas materiales que ha penetrado tan 
profundamente en la gran masa social. Mirando en la realidad pre¬ 
sente, nadie puede sentirse sinceramente optimista; pero pensando 
que en la historia del mundo el tiempo no es quizâ de excesiva 
importancia y que transformaciones de la sensibilidad y de las pre¬ 
ocupaciones humanas tan considerable como la que hoy se precisa 
se han producido en mâs de una época, puede esperarse que el hom¬ 
bre vuelva a encontrar rumbos mâs claros para perpetuar la vida 
de la civilización y alumbrar una nueva sociedad con mayor co¬ 
herencia y con bases más sólidas. 
Lo que mâs desalienta es contemplar cómo no reaccionan las 
naciones mâs cultas ante los estragos de dos grandes guerras y 
se dejan todavia arrastrar, como fatalmente, por nuevos caminos 
destructores. Ha sufrido en los ultimos veinticinco anos la Huma¬ 
nidad de sobra para que a estas horas se hubiese ya revuelto frente 
o todas esas tendencias aniquiladoras y hubiese buscado un camino 
claro para ensenar a los hombres una vida mejor y mâs pacifica. 
Alguna vez, no obstante, tendrá que llegar esa hora, y cuando 
vean los hombres diâfanamente las consecuencias de no tener mâs 
ideal que la consecución de fines puramente materiales y de dejarse 
organizar el conocimiento y la convivencia social con las normas 
y métodos que sirven solamente para el dominio de la naturaleza, 
no escandalizará, como hoy escandalizaria, pedir cuentas al pro¬ 
greso y hacer una revisión de sus métodos para adaptarlos y so- 
meterlos a las verdaderas conveniencias humanas. 
Y sin embargo, algûn dia habrâ que pedirselas. Hoy seria pre¬ 
maturo tratar de hacerlo, y seguramente fracasaria. Es cierto que 
cada dia que pasa se alzan mâs voces autorizadas contra los exce¬ 
sos de la técnica y encuentran eco en no pocas personas cultas. 
Son varias las obras de mentalidades de primera fila que desde la 
primera postguerra han aparecido dando esa voz de alarma y han 
tenido éxito mundial de lectura, pero no encuentra sensibilizada 
propiciamente mas que a una minoria selecta. La gran masa social 
es fanâtica, mâs que entusiasta, de lo que entiende por adelantos, y 
no vacila en su ciega creencia en que civilizarse y prosperar es 
Max-Planck-Institut für 
Real 
lorales y Politicas 
europäische Rechtsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer