Full text: Olariaga Pujana, Luis: ¬La orientación de la politica social

29 
doctrinal. La dictadura del proletariado, el sentido materialista de 
la vida, la abolición de la propiedad privada y la organizacion de 
la économia por los órganos de la politica comunista aparecieron 
ante los ojos de la masa asalariada como posibilidades reales e in¬ 
mediatas, como cosas hacederas y sin mas dificultad que la de 
arrancar el Poder a la burguesia. En unas naciones, el tempera¬ 
mento mas frio y razonador y la influencia de la educación liberal, 
podian crear escrûpulos y refrenar ese impulso revolucionario mâs 
que en otras, pero en todas creaba la misma insatisfacción del pro¬ 
letariado respecto de las antiguas metas de la politica social. 
La lucha por la distribución de la plusvalia fué abordada ya 
con franca crudeza y las exigencias de jornada máxima y salario 
minimo se hicieron extensivas a todos los trabajadores y a todas 
las formas de la producción, y fueron exigiéndose a medida que los 
sindicatos obreros comprobaban el crecimiento de su fuerza social 
y politica. Pero se fué aun bastante mas lejos; se hizo cuestión 
batallona del problema del control obrero y, para ejercitarlo, de la 
creación de Comités de fábrica. La experiencia en Alemania y Aus¬ 
tria demostró que dicho control era incompatible con una gestión 
competente, disciplinada y eficaz de las empresas. Carecia, por otra 
parte, de base moral la pretensión por cuanto que, dentro del ré¬ 
gimen de empresa privada, era sólo el capitalista el que asumia las 
consecuencias de los posibles errores en la explotación de la misma 
No obstante, los sindicatos obreros trataron de imponer el control 
en las industrias y, lo que es más grave, ni en esa ni en ninguna de 
las cuestiones que planteaban les preocupaban las consecuencias de 
las actitudes radicales, llegando incluso, a veces, deliberadamente, a 
provocar la propia desarticulación del mecanismo capitalista. 
Las organizaciones obreras de tono moderado fueron cediendo 
terreno a las extremistas y la mayoria del proletariado fué agru¬ 
pändose en torno a la acción directa del sindicalismo revolucio¬ 
nario o a la tâctica parlamentaria de los partidos marxistas. 
Los partidos burgueses, que hasta entonces habian venido deten¬ 
tando la gobernación de los pueblos, se vieron desbordados por las 
tendencias radicales de la masa. Comprendieron que, desde el mo¬ 
mento en que ésta se sentia independiente y fuerte y no necesitaba 
del mecanismo burgués para resolver sus problemas, iba a faltarles 
Max-Planck-Institut für 
Real Acad 
ias Morales y Politicas 
europäische 
htsgeschichte
	        
Waiting...

Note to user

Dear user,

In response to current developments in the web technology used by the Goobi viewer, the software no longer supports your browser.

Please use one of the following browsers to display this page correctly.

Thank you.

powered by Goobi viewer